¿Cada cuánto hay que cambiar los neumáticos?

Claramente, los neumáticos son uno de los elementos esenciales de los vehículos, por lo que resulta esencial cambiarlos cuando es necesario para garantizar la seguridad del mismo. Sin embargo, es bastante común que los usuarios no conozcan con certeza cuándo se deben cambiar los neumáticos o dónde se pueden encontrar neumáticos baratos para vuestra coche.

Los neumáticos son el punto de contacto con el asfalto, por lo que su estado es indispensable para que el pase por curvas, la frenada y la tracción en general sea perfecta y segura. Pero no se trata nada más de ello, pues, también son capaces de mejorar la experiencia de conducción y evitar problemas menos “importantes” relacionados con el mal estado de los mismos, como el consumo excesivo de combustible, una mala respuesta de la dirección, tener problemas con los baches…

Pero entonces, ¿cuándo es momento de cambiar los neumáticos? Pues, realmente la respuesta depende de varios factores, y a continuación te contaremos cada uno de ellos para que puedas conducir con tranquilidad cada día.

¿Cada cuánto tiempo se cambian los neumáticos del coche?

Como te hemos mencionado, para determinar el periodo preciso en el que se deben cambiar las ruedas del coche, resulta necesario considerar en primer lugar algunos aspectos que nos pueden brindar algunos indicios de cuándo se debe llevar a cabo este procedimiento.

Y aunque suene bastante obvio, los neumáticos se cambian cuando se desgastan. Pero, a ver, eso no es tan sencillo, ya que depende del tipo de coche, del uso que se le haya dado, del tipo de conducción, de cómo se haya desgastado el neumático, entre una larga lista de posibilidades.

Por poner un ejemplo, en España, los turismos compactos del segmento C son coches muy comandos. Usualmente rondan los 1.300 kilogramos de peso, son de tracción delantera y su uso es una combinación de conducción por ciudad y carretera. En este caso, lo ideal sería cambiar los neumáticos cada 40.000 kilómetros.

Pero, además del kilometraje, el tiempo también es otro de los factores que entra en juego. Aunque no hayas recorrido tantos kilómetros en todo este tiempo, los neumáticos deben ser reemplazados antes de que cumplan ocho o diez años desde su fabricación. Para conocer la fecha en la que fueron producidos, debemos fijarnos en los números que vienen grabados en la parte lateral de los mismos.

La regla de los 1,6 milímetros

Para saber si el neumático se encuentra desgastado debemos de comprobar la banda de rodadura. La profundidad del dibujo siempre debe ser mayor a los 1,6 milímetros. De lo contrario, es obligatorio cambiarlos. Incluso si llevamos el coche a la ITV, no pasarás la inspección. Por supuesto, medir esta distancia es un poco complicado y tendremos que valernos de un medidor digital.

Aunque, un truco útil pero no tan preciso es usar una moneda de un euro. Si introducimos la moneda en una de las ranuras del dibujo y la zona dorada queda a la vista, esto significa que la profundidad es menor a la deseada, por lo que tendremos que cambiar los neumáticos. Si no somos capaces de ver completamente la zona dorada, entonces las gomas aguantan un par de kilómetros más.

La edad de los neumáticos

El hecho de que las ruedas de los coches debían ser sustituidas antes de los 10 años de edad se debe a que el compuesto con el que fueron fabricadas, probablemente, no se encuentre en el mejor de los estados, sin importar que tan tiquismiquis hayas sido con su cuidado o sin importar si el coche ha estado parado durante todo este tiempo.

Aunque, también ten en cuenta que puede que tu neumático tenga más de 1,6 milímetros de banda de rodadura y menos de 10 años de antigüedad, puede que esto no sea suficiente como para afirmar que se encuentre en buen estado.

Defectos y rozaduras

Si recientemente has dado un golpe al neumático en badenes, bordillos o con los baches, es posible que hayas dañado su estructura. O, si por el contrario, has circulado a una velocidad superior a la permitida, puede que las gomas ya no sean capaces de cumplir con las exigencias para las que fueron diseñadas en un principio.

Lo mismo sucede cuando usamos neumáticos de nieve a temperaturas superiores a las del rango de uso, o neumáticos de verano sobre hielo o nieve.

Por otro lado, si hemos notado la presencia de grandes defectos en los neumáticos, si el desgaste de los neumáticos no es simétrico, o si puedes ver “hebras” en el borde de los mismos, quizá será necesario dejar que un profesional revise el neumático y te ayude a determinar si es necesario cambiarlo o no.

En cualquier caso, recuerda que una de las mejores formas de alargar la vida útil de los neumáticos, además de circular de forma segura, es manteniendo una presión adecuada –la establecida por el fabricante, la cual estará en el manual del vehículo o en alguna pegatina del coche o de los neumáticos–, normalmente la presión recomendada se encuentra entre los 2 y los 2,5 bares.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar