No te lleves ningún susto este verano. ¿Sabes cada cuánto es necesario cambiar el líquido anticongelante?

Debemos saber claramente qué es, por qué es necesario y con qué frecuencia debe cambiarse, ya que el funcionamiento normal del coche depende en gran medida de este líquido refrigerante.

El motor es el elemento más importante ya que mantiene el coche en funcionamiento. Para que el motor funcione perfectamente, es muy importante que tenga líquido refrigerante, ya que evita muchas averías que se pueden producir en el motor.

¿Qué es el líquido refrigerante?

El líquido refrigerante es un líquido que mantiene el motor a una temperatura ideal (alrededor de 90 grados), por lo que cuando el motor de tu coche se sobrecalienta, el líquido refrigerante puede absorber el calor del motor y bajar la temperatura del mismo.

El líquido refrigerante también actúa como anticongelante, por lo que se mantiene líquido y no se congela a bajas temperaturas.

¿Por qué necesito líquido refrigerante?

Los motores de combustión interna tienden a calentarse mucho. El sobrecalentamiento puede causar daños muy graves y costosos en el motor. Desde la rotura de la junta de culata hasta la rotura del motor, nadie lo desea por la gravedad del problema.

Sin embargo, el refrigerante no sólo se utiliza para enfriar el motor, sino que también ayuda a prevenir la corrosión y la formación de incrustaciones o depósitos en las piezas del motor.

Para que el refrigerante cumpla su función de forma óptima, es importante que tenga propiedades anticongelantes que eviten que se congele a bajas temperaturas, ya que si se congela, no podrá enfriarse correctamente, lo que puede provocar daños y averías en el motor.

Sin embargo, a pesar de su función anticongelante, el líquido refrigerante no debe confundirse con el anticongelante.

Diferencias entre refrigerante y anticongelante

Muchas personas se refieren al líquido refrigerante como anticongelante, pero no son lo mismo.

En cierto sentido, el anticongelante es una propiedad del refrigerante.

Es mucho más fácil de entender si tenemos en cuenta la composición de cada uno. El anticongelante se compone de aditivos y etilenglicol. En otras palabras, el refrigerante se compone de agua destilada y anticongelante.

Es el anticongelante el que impide que los compuestos se solidifiquen. Dependiendo de la cantidad de anticongelante en el refrigerante, éste puede soportar temperaturas más bajas o más altas.

¿Con qué frecuencia debo cambiar el líquido refrigerante?

Es necesario cambiar el líquido refrigerante para que funcione correctamente, normalmente cada 40.000 kilómetros o cada dos años.

También es aconsejable comprobar el refrigerante cada 10.000 o 20.000 kilómetros para ver si está contaminado, si el nivel de refrigerante es estable o si el nivel de refrigerante es demasiado bajo, lo que indica una fuga en el sistema de refrigeración.

¿Qué líquido refrigerante debo poner en mi vehículo?

En primer lugar, debes tener claro que no puedes utilizar otro tipo refrigerante junto con el que ya tienes, ya que de lo contrario se formará una pasta que puede obstruir el circuito y provocar averías. Por lo tanto, para cambiar el refrigerante, debes vaciar los residuos del refrigerante antiguo del circuito antes de utilizar el nuevo.

Existen varios tipos de refrigerantes: orgánicos, inorgánicos, híbridos, anticorrosión o anticongelantes. No obstante, el refrigerante que debe utilizarse en el vehículo viene especificado por el fabricante y puede consultarse en el libro de mantenimiento.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar