Esto es lo que te puede pasar si tienes un fallo en los rodamientos de rueda

 

El rodamiento de rueda de un coche es una pieza básica cuya función principal es permitir el giro de las ruedas. En los últimos años, este componente ha evolucionado no sólo en términos de tamaño, sino también en términos de rendimiento.

El rodamiento de rueda es la pieza básica de la rueda que la une al eje. Es un conjunto de bolas de acero (rodamientos) o rodillos (rodamientos de rodillos cónicos) que están conectados por un anillo metálico. El rodamiento garantiza que la rueda gire suavemente con una fricción mínima.

Está diseñado para soportar cargas radiales y axiales causadas por la gravedad, la aceleración, el frenado y la rotación, y debe sustituirse cuando deja de funcionar correctamente.

Hoy en día, la mayoría de los vehículos están equipados con rodamientos de rueda que proporcionan información a sistemas como el ABS, el ESP, el GPS o el freno de estacionamiento eléctrico. En este sentido, se trata de un componente de seguridad.

Síntomas del fallo de un rodamiento

El principal síntoma de un fallo en el rodamiento de rueda es un ligero ruido. En casos extremos, el conductor oirá traqueteos, gemidos y rechinidos durante la conducción. Las principales causas de estas averías suelen ser impactos en la rueda en parado o sobre baches, sobrecarga del vehículo, contaminación por daños en la junta del rodamiento y entrada de suciedad, y conducción del vehículo en ambientes salinos.

Varios factores son importantes para su correcto funcionamiento: la calidad del rodamiento, el montaje (sigue siempre las recomendaciones del fabricante) y la calidad de los componentes. Por ello, la publicación Choose Quality, Choose Confidence recuerda que la mala calidad del material, el tratamiento térmico o el acabado superficial pueden comprometer la seguridad de conductores y pasajeros.

Averías comunes de los rodamientos

Las principales causas de fallos en los rodamientos de rueda son:

Montaje incorrecto

El uso de herramientas incorrectas puede dañar el exterior o el interior del extremo del rodamiento de rueda. Además, el uso de piezas usadas anteriormente o de segunda mano (tuercas, anillos, espárragos) en lugar de piezas nuevas (tuercas, anillos, espárragos) puede hacer que el rodamiento funcione en condiciones anormales o inseguras, aumentando su desgaste y el riesgo de accidente.

Impacto

Los impactos provocados por la conducción en determinadas circunstancias, tales como: sobre baches, a altas velocidades, sobre badenes o contra bordillos, pueden dañar el rodamiento de la rueda y acortar su vida útil.

Conducción

Conducir por carreteras con barro o grandes cantidades de agua puede dañar el cojinete de la rueda. El agua, la suciedad y otros residuos como el polvo o la sal de la carretera pueden penetrar en el cojinete de la rueda.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar