Cómo funciona el sistema de refrigeración del coche

El motor de tu coche funciona mejor a temperaturas más altas. Cuando el motor está frío, los componentes se desgastan con facilidad, se liberan más contaminantes y el motor pierde eficacia. Por lo tanto, una tarea importante del sistema de refrigeración es permitir que el motor se caliente lo más rápidamente posible y, a continuación, mantener una temperatura constante. La función principal del sistema de refrigeración es garantizar que el motor funcione a su temperatura óptima de funcionamiento. Si el sistema o alguna de sus partes falla, el motor se sobrecalentará, lo que puede causar una serie de problemas graves.

Componentes del sistema de refrigeración

Radiador

El radiador funciona a modo de transmisor de calor para el motor. Suele ser de aluminio y tiene múltiples tubos de pequeño diámetro y aletas unidas a ellos. Intercambia el calor del agua caliente procedente del motor con el aire circundante. También tiene un tapón de escape, un orificio de entrada, una tapa sellada y un orificio de salida.

Bomba de agua

Cuando el refrigerante se enfría después de estar en el radiador, la bomba de agua lo devuelve al bloque de cilindros, al núcleo del calentador y a la culata. Finalmente, el fluido vuelve a entrar en el radiador, donde se enfría de nuevo y el ciclo comienza de nuevo.

Termostato

Se trata de un termostato que actúa como una válvula para el refrigerante y permite que pase por el radiador sólo cuando se supera una determinada temperatura. El termostato contiene parafina, que se expande a cierta temperatura. El sistema de refrigeración utiliza un termostato para regular la temperatura normal de funcionamiento del motor de combustión interna. Cuando el motor llega a una temperatura de funcionamiento idonea, entra en funcionamiento el termostato. El refrigerante puede entonces entrar en el radiador.

Otros componentes

Tapones antihielo: Se trata en realidad de un tapón de acero diseñado para sellar los orificios del bloque de cilindros y las culatas creados durante el proceso de fundición.

Tapa del árbol de levas/Junta de culata: Sella las piezas principales del motor. Evita que se mezclen el aceite, el anticongelante y la presión de los cilindros.

Depósito de rebose del radiador: se trata de un depósito de plástico que suele montarse junto al radiador y que tiene un orificio de entrada conectado al radiador y un orificio de rebose. Es el mismo depósito en el que se vierte el agua antes de conducir.

Mangueras: Una serie de mangueras de goma conectan el radiador con el motor a través de las cuales fluye el refrigerante. Estas mangueras también pueden empezar a tener fugas después de años de uso.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar