Revisión y mantenimiento del sistema de suspensión

En el mantenimiento programado de la marca se indica la frecuencia con la que se debe revisar cada uno de los sistemas del vehículo, pero mucha gente no revisa correctamente uno de los más importantes: el sistema de suspensión. Este sistema es uno de los más importantes porque es un sistema de seguridad activa del vehículo y puede evitar muchos problemas. El mantenimiento del sistema de suspensión es uno de los más aplazados, ya que no suele causar problemas inmediatos, pero cuanto mejor se cuide, más seguro será.

¿Cómo se estropea el sistema de suspensión?

El sistema de suspensión no suele fallar de repente como cuando se desgasta una rueda o se rompe una manguera, el sistema de suspensión suele estropearse poco a poco con el paso de los años y los kilómetros, pero cuando el conductor se da cuenta, el fallo puede ser irreversible.

Con el paso de los años, el sistema de suspensión suele aflojarse, ceder e incluso romperse por partes. Te sorprendería saber cuántas personas conducen su vehículo con un amortiguador roto sin darse cuenta, y por eso es importante llevar el vehículo a revisión, porque cuando lo hagas, si el sistema no funciona correctamente, el vehículo podría perder el control.

¿Con qué frecuencia se debe revisar el sistema de suspensión?

Dependiendo del tipo de vehículo y del uso que le demos, deberemos revisarlo más o menos, pero lo ideal es hacerlo al menos cada 30.000 kilómetros para asegurarnos de que todo está bien. Por otro lado, podemos llevar el sistema de suspensión a revisión si notamos alguno de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de líquido en los amortiguadores.
  • Desgaste irregular de los neumáticos.
  • Balanceo excesivo durante la conducción.
  • Los faros parecen vibrar demasiado en la carretera.
  • El coche rebota en los baches de la carretera.
  • El coche no está completamente recto cuando está aparcado en una superficie plana (se inclina hacia un lado y la presión de los neumáticos es normal).

Todos estos síntomas son indicadores de que algo va mal, y es mejor llevarlo a revisar si quieres evitar problemas. Junto con las ruedas, el sistema de suspensión es uno de los pocos elementos de seguridad activa del coche y de él depende casi por completo su comportamiento.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar