Sistema de frenado: componentes y acción

El sistema de frenado de un coche se encarga de reducir la velocidad de forma segura. Como todos los demás sistemas de los automóviles modernos, ha ido mejorando gradualmente hasta alcanzar el avanzado nivel de desarrollo actual.

Funcionamiento del sistema de frenado

El sistema de frenado es posible gracias a los fluidos de trabajo que sirven para empujar los cilindros. Así, el cilindro maestro se encarga de transmitir la presión a los cilindros esclavos de cada una de las ruedas.

Al pisar el pedal de freno, el pistón actúa sobre el cilindro maestro, obligando al líquido de frenos a circular por los conductos de freno. Este líquido llega a cada uno de los cilindros de las ruedas y los llena, obligando a los pistones a ejercer fuerza sobre los frenos.

En un sistema de frenos de tambor, los componentes están contenidos en un único cilindro, el tambor, que gira con las ruedas. Al pisar el pedal, las zapatas de freno presionan contra el tambor, reduciendo la velocidad del vehículo. El principal problema de este sistema es el calor generado, que es difícil de disipar y reduce su eficacia.

En un sistema de frenos de disco, el disco gira con la rueda y, a través de la pinza de freno, la fricción de las pastillas contra el disco frena el coche. En este caso, el calor se disipa rápidamente, ya que los componentes del sistema están más expuestos al aire circulante.

Piezas de un sistema de frenado

La constante modernización de los sistemas de frenado hace que éstos sean cada vez más complejos.

Los siguientes componentes del sistema de frenos pueden encontrarse en un sistema de frenos hidráulico estándar:

  • Pedal de freno. Es el actuador mediante el cual el conductor ejerce la fuerza necesaria, que se transmite a los demás componentes del sistema.
  • Servofreno. Responsable de multiplicar la fuerza de frenado ejercida sobre el pedal de freno.
  • Bomba de freno con depósito de líquido de frenos.
  • Circuito del líquido de frenos. Se encargan de transportar el líquido de frenos desde la bomba hasta los cilindros de freno. Suelen ser de acero, latón o cobre y son resistentes a la corrosión, además de soportar altas presiones de frenado.
  • Pinza de freno. La pinza de freno recibe los conductos del líquido de frenos que van a los cilindros de freno. El líquido impulsa los pistones hacia fuera, que a su vez presionan las pastillas de freno contra el disco, deteniendo el coche por fricción. En los frenos de tambor, se encargan de transmitir la presión creada por la bomba de freno, haciendo que las zapatas se abran y engranen en el tambor.
  • Pastillas de freno. A través de la fricción frenan el coche. Actualmente no está permitido utilizar amianto para fabricarlos. En los frenos de tambor las pastillas de freno son las encargadas de detener el vehículo.
  • Tambores de freno. Este componente consta de un tambor, una pastilla de freno y un cilindro de freno.
  • Discos de freno. Fijados al cubo de la rueda o a una parte de éste, giran con la rueda para que la fricción de las pastillas sobre los discos de freno sirva para detener el vehículo.
  • Cables de freno. Su finalidad es inmovilizar los tambores o discos de freno al aparcar para que el vehículo permanezca parado.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar