Kit eléctrico para vehículo: ¿qué es y cuáles son sus tipos?

La correcta señalización en la carretera es una acción obligatoria para los vehículos, que deben adaptarse a la normativa vigente en cada caso. Esta necesidad aumenta cuando el objetivo es cargar, en la parte trasera, un aparato de gran tamaño. La solución pasa por el kit eléctrico de remolque, una herramienta imprescindible que aporta toda la iluminación necesaria para este fin y que se adapta a las características de cada coche. El arrastre se puede utilizar en muchos contextos, si bien la señalización resulta de obligado cumplimiento, así que el conductor debe utilizar las herramientas adecuadas, tanto por su seguridad como para cumplir con los preceptivos legales y evitar así sufrir una sanción.

La principal pregunta que surge a los usuarios que tienen esta necesidad es qué tipo pueden utilizar para cada situación, ya que los tamaños y formas de las cargas son muy variados. El peso máximo habilitado en España es de 3.500 kilos y por encima de dicha cifra resulta imperativo la disposición de una licencia especial. La señalización debe proporcionar las luces adecuadas que reflejen el número de matrícula y otras indicaciones como los intermitentes y las luces de frenado, antiniebla y emergencia. La DGT pide que se muestren de forma evidente todas aquellas señalizaciones cuya identificación es necesaria para la seguridad del resto de conductores.

En ese sentido, hay dos kits eléctricos para remolques, que son los de 7 y 13 polos y que cubren todas las exigencias que surgen en este contexto. El kit eléctrico de 7 polos es el más utilizado porque cubre todas estas necesidades obligatorias. Su precio es más económico, si bien presenta alguna desventaja que obliga al usuario a considerarla. No indica la luz de marcha atrás, por lo que aquellos usuarios que utilicen el remolque para realizar trabajos de carga y descarga deben buscar el otro modelo, ya que esta limitación impide el acceso a garajes. Los pesos superiores a 750 kilos tienen la obligación de disponer de la luz que indique la marcha atrás. Otra condición importante es que exige hacer una valoración con detalle es que, sin esta señalización, está prohibido viajar de noche. El tipo de 13 polos solventa estos problemas y se postula como la opción más recomendable para aquellos usuarios que necesitan cubrir todas las necesidades. Se diferencia, además, por el hecho de que la alimentación del remolque se obtiene desde la propia batería del vehículo.

Portabicicletas

La bicicleta es una de las cargas más habituales en el uso que se hace de los remolques en los coches. Para cumplir con esta situación resulta necesario disponer de una portabicicletas para bola de enganche. Es una herramienta que se ajusta en la parte inferior del coche y que cuenta con la iluminación adecuada para cumplir con la normativa. Puede llevar hasta cuatro ejemplares a la vez, garantizando la máxima seguridad para todos los elementos y personas. El kit utilizado, en este caso, puede ser el de 7 o 13 polos, siendo la segunda opción como más completa.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar