Mantenimiento del coche, una tarea obligatoria

El momento de la revisión del coche siempre intenta posponerse al máximo posible, ya que sacar un hueco para echar un vistazo al coche o para llevarlo al taller supone un auténtico esfuerzo. Los usuarios olvidan la importancia de las revisiones, gracias a ellas la vida del automóvil se puede alargar, evitando así reparaciones más costosas que pueden derivar de un mantenimiento inexistente.

En la mayoría de casos no se sabe por dónde empezar y antes de provocar una catástrofe con quebraderos de cabeza innecesarios, es importantísimo acudir a expertos del ámbito del motor que sepan lo que hacen, como el taller mecánico Inniauto. Este taller cuenta con años de experiencia, a lo largo de los cuales se ha ganado ser una de las empresas referentes en Navarra en el sector de las reparaciones mecánicas. Si está buscando un taller de coches en Pamplona, en Inniauto tienen la solución, siendo su principal objetivo ofrecer el mejor servicio a sus clientes.

En Inniauto su equipo profesional está especializado en la puesta a punto de coches y furgonetas, y conocen la importancia de que sus clientes conduzcan su vehículo en perfectas condiciones, con lo cual ayudan a aumentar la durabilidad del mismo e intentar aportar un equilibrio perfecto entre calidad y precio con sus servicios.

Nociones básicas para la revisión de un vehículo

En primer lugar, es necesario saber que al realizar la compra de un coche nuevo, la primera revisión debe realizarse a los 5.000 kilómetros; la segunda debe hacerse a los 10.000 kilómetros, y desde entonces, repetirlas cada 20.000 km aproximadamente, dependiendo del modelo de coche.

El ordenador de viaje de los modelos de coche actuales es de gran ayuda en lo que respecta a las revisiones, ya que indica al conductor cuándo debe pasarlas, convirtiéndose en un recordatorio constante cada vez que el propietario sube al coche.

Si no estás especialmente familiarizado con las necesidades mecánicas de tu coche, siempre puedes acudir en primera instancia al libro de mantenimiento, ya que normalmente en el mismo se indican las atenciones que debe tener para el correcto mantenimiento.

Revisiones esenciales de mantenimiento del coche

Existen muchos modelos en el mercado automovilístico, pero ninguno de ellos se libra de revisar periódicamente determinadas partes.

El aceite, un aspecto esencial del mantenimiento, se encarga de lubricar el motor y evitar rozamientos. Debido al uso que se le da, es normal que se ensucie y pierda propiedades, siendo aconsejable siempre sustituir el filtro a la vez que el aceite y deshacerse de las impurezas.

En segundo lugar, se deben atender los filtros, de los cuales existen varios tipos: del aire y del combustible. Ambos evitan que lleguen impurezas al motor por una vía u otra. Y el filtro antipolen, que garantiza un aire limpio en el habitáculo.

Hay que seguir con los neumáticos, que es la parte del coche que está en contacto con la carretera, y es necesario vigilar muy de cerca la presión y el desgaste de los mismos, con el fin de evitar así accidentes que puedan poner en riesgo la vida.

Otro componente fundamental de la seguridad en el coche son los amortiguadores, que mantienen la estabilidad del coche, absorbiendo los desniveles de la carretera y permitiendo que el coche frene con eficacia, de forma que se suelen revisar cada 20.000 km.

El último componente del triángulo de seguridad, junto con los neumáticos y los amortiguadores, son los frenos. Y en relación con los mismos habrá que revisar el líquido de frenos y también las pastillas. Esta revisión debe ser realizada por un especialista de forma anual.

Se debe continuar con la correa de distribución, el mantenimiento de esta parte del coche es vital, ya que si se rompe, el desembolso que tendrá que hacer el propietario del vehículo para la sustitución del kit es de gran importancia, algo que debe hacerse cada 80.000 km aproximadamente. En el caso de algunos modelos de coche puede suponer un coste que no compense reparar y puede ser mejor optar por la adquisición de un coche nuevo.

Por último, se deben revisar el catalizador y el sistema de escape, ya que tienen que ver con mantener limpio el medio ambiente, por dos motivos: reducen las emisiones de gases y el ruido al salir los gases del motor. Se calcula, a grandes rasgos, que la función del catalizador deja de cumplir su función a los 80.000 km.

Temas relacionados

Recibe nuestro
boletín de noticias
Recibe todas nuestras novedades y noticias directamente en tu correo electrónico.

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar