Existen varias razones por las que un automóvil puede estar parado durante largas temporadas. Un largo viaje o, en tiempos inciertos como estos, la implementación del teletrabajo en muchos sectores, puede suponer que un coche pase temporadas sin pisar una carretera.

Ante esta situación, el automóvil debe recibir cierto mantenimiento para que pueda volver a ponerse en marcha como es debido, evitando ciertos problemas causados por largos periodos de inactividad.

Batería

Con el tiempo, la batería va perdiendo carga. En coches más antiguos, una opción puede ser la de desconectar la batería y volverla a conectar antes de reemprender la marcha. En coches más modernos, esto no es recomendable debido al riesgo de desconfigurar la centralita.

Lo más aconsejable en este caso es arrancar el coche de vez en cuando y dejarlo al ralentí unos 5 minutos para que todos los componentes del motor entren en funcionamiento y se engrasen adecuadamente. Después es buena idea mantenerlo entre las 1.500 y las 2.000 revoluciones durante 10-15 minutos para que el alternador pueda trabajar.

No hay que forzar el arranque ni mantener la llave girada durante varios segundos, ya que se puede descargar la poca energía que quede en la batería. En este caso, es recomendable utilizar pinzas y una batería portátil u otro vehículo.

Niveles

Antes de arrancar es aconsejable comprobar los niveles de aceite y líquido refrigerante, además del líquido de frenos y el de la caja de cambios. Puede haber pequeñas fugas que hayan dejado los depósitos vacíos, por lo que no rellenarlos antes de salir puede salir caro.

Gasolina

Con el tiempo, la gasolina pierde propiedades, genera impurezas y se va evaporando dentro del depósito. Lo más recomendable es dejar parado el coche con bastante gasolina y, una vez reemprendida la marcha, añadir gasolina nueva con todas sus propiedades que ayude a disolver esas impurezas.

Neumáticos

Por eso es recomendable comprobar la presión y añadirle un poco justo después de arrancar, para dejarlas en estado óptimo. Las ruedas del vehículo, aunque se encuentren en buen estado, pueden perder presión.

Siempre se ha dicho que los neumáticos tienden a aplanarse si no se mueven durante mucho tiempo, pero esto solo ocurre en temporadas superiores a un año o cuando los neumáticos están cristalizados, por lo que no hay que temer que se deformen.

Si el coche ha estado mucho tiempo parado y ha vuelto a recuperar la marcha. Durante los primeros trayectos es aconsejable permanecer atento ante ruidos y comportamientos extraños que puedan indicar un fallo en alguno de sus componentes. En caso de que esto ocurra, lo mejor es acudir a un taller de confianza para que lo revisen y puedan detectar el problema.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar