A la hora de comprar un coche nuevo tenemos que barajar muchas opciones. Tipo de motor, equipamiento, precio… y color. Una decisión que suele provocar un quebradero de cabeza.

En la elección de color no solo influye nuestra personalidad, gustos o la imagen que queremos reflejar, también lo hacen las tendencias actuales, la visibilidad y la seguridad vial. Parece que son demasiadas cosas, pero todo esto es lo que viene implícito cuando elegimos el color de nuestro auto.

Qué color elegir

A la hora de seleccionar el color del coche, lo mejor será hacer una lista de colores que te puedan gustar. También puedes buscar imágenes de coches en ese color en revistas o a través de internet.

Si ya tienes claro el modelo que vas a adquirir, puedes acercarte al concesionario a preguntar los colores disponibles. Cada marca distribuye determinados colores para según qué modelo, por eso, es posible que no tengan el color que buscas. No serás la primera persona que cambia la elección del modelo porque no está disponible en un color que le gusta.

Colores claros

Son los preferidos por todo tipo de conductores. Los coches blancos resultan fácilmente visibles, por lo que se ha comprobado que son más seguros. También son más fáciles de vender en un futuro.

El color blanco es el más difícil de mantener, pero da una imagen dinámica y muchas veces hace que la balanza se decante por él debido a que suele ser más barato.

Por otro lado, los grises y plateados suelen ser la opción más popular. Son algo más sencillos de mantener y dan una imagen elegante y futurista.

Colores oscuros

Suelen relacionarse a clases altas, empresarios y cargos públicos de alto nivel, ya que reflejan estilo, poder y status. Por eso suelen ser estos colores los elegidos para pintar las berlinas y los autos de lujo.

Ofrecen menor visibilidad nocturna y, en el caso de los verdes y marrones, también diurna, ya que suelen camuflarse fácilmente con los elementos de la ciudad.

Colores vivos

Son los más visibles para el resto de conductores. Por desgracia, los coches pintados en colores llamativos suelen resistirse a la hora de volver a venderse después. 

Las marcas los utilizan en las campañas de publicidad para llamar la atención de los consumidores. Transmiten una sensación de energía, pasión y rebeldía, por eso suelen ser los elegidos para autos deportivos de lujo y para las gamas inferiores dirigidas al público más joven.

¿Dinámico, elegante o rebelde? Piensa bien en la imagen que pretendes transmitir y elige tu color perfecto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar