Un sencillo “Sí” en la red social Twitter fue el detonante para todas las especulaciones y titulares. Cuando un fan de Tesla preguntó si el Tesla Roadster llegaría a Nürburgring-Nordschleife el año que viene, Elon Musk se limitó a responder con esta escueta afirmación.

Esto significa que el debut del deportivo eléctrico en el codiciado circuito se retrasará otro año más. Nürburgring se ha convertido en el campo de pruebas extraoficial de las marcas y en una especie de símbolo para que las empresas compitan entre sí de manera indirecta.

El eléctrico más esperado

Según anunció Tesla, el nuevo Roadster será capaz de alcanzar más de 400 km/h y alcanzar los 100 km/h en 1’9 segundos. Con estas previsiones, Musk quiere situarlo como el coche eléctrico que no es de competición de referencia en el circuito.

El coche de competición eléctrico más rápido en Nürburgring ha sido el imbatible Volkswagen ID.R, que tardó en completar el circuito en 6 minutos y 45 segundos. Pero todo indica que el Tesla Roadster se conformaría con batir el récord del Porsche Taycan, que completó los 21 kilómetros en 7 minutos y 42 segundos.

La empresa de Musk ya probó hace un año a llevar unos Tesla Model S Plaid a Nürburgring, pero después no hicieron oficiales los tiempos. Se puede deducir que no batieron ningún récord, y quien sabe si se llevaron alguna decepción tras lanzar los modelos al circuito.

Retrasando el lanzamiento una y otra vez

Si bien en agosto 2019 anunció que el modelo estaría listo para pisar el circuito de Nürburgring en 2020, ahora vuelve a retrasarse, y no será hasta 2021 cuando llegue a los concesionarios. Si no vuelve a retrasarse, claro.

La empresa de Elon Musk también se ha visto afectada por el coronavirus y ha tenido que cerrar varias fábricas y centros de desarrollo. La prioridad de Tesla es vender autos, por lo que están priorizando el desarrollo del Tesla Model Y, el del Tesla Cybertruck y el de la gran fábrica que Tesla planea abrir en Berlín.

Tanto el Model Y como el Cybertruck son dos vehículos destinados al volumen de ventas, mientras que el Tesla Roadster está más relacionado con la imagen de la marca, por lo que Musk se ha referido a él como “el postre” del menú que su empresa tiene previsto ofrecer estos años.

Información a cuentagotas

Elon Musk también dejó caer hace un tiempo el posible paquete Space X, que equiparía en sus automóviles unos propulsores a gas parecidos a los que impulsan los cohetes espaciales, pero a pequeña escala.

Todo indica que se trata de un extra imposible de homologar, pero el excéntrico empresario se mostró más optimista. Consideró que, en el momento de su lanzamiento al mercado, las autoridades no podrían anticiparse tan rápido, por lo que habría un pequeño periodo de tiempo en el que sí sería legal.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar