¿A quién no le gusta realizar largos viajes en coche con toda la familia? Buscar un destino, planear un itinerario, realizar todos los preparativos y conducir acompañados de los nuestros.

Y cuando hablamos de toda la familia, nos referimos al clan completo. Mascotas incluidas. Queremos a esos pequeños peludos igual que al resto de personas de nuestro entorno y nos encanta disfrutar del tiempo libre con ellos.

¿Pero sabes qué hay que tener en cuenta para que ellos también disfruten de los viajes?

.be

 

1. Legislación

La única referencia que vienen en la Ley General de Tráfico española viene regulado en el Artículo 13.2.

Indica que el conductor debe mantener la libertad de movimientos, el campo de visión y la atención permanente a la conducción, por lo que debe colocar adecuadamente los animales transportados para que no interfieran entre el conductor y cualquiera de ellos.

Esto quiere decir que está prohibido que un animal ande suelto por el habitáculo del vehículo, aunque sea en los asientos traseros. Ten en cuenta que, en caso de un frenazo brusco a 50 km/h, el peso de tu mascota se multiplicaría por 35.

2. Sujeción

Para cumplir con la legislación es necesario que cuentes con algún método de sujeción homologado.

  • Transportín. Es el método más seguro. Debe ir en el suelo y apoyado en el respaldo delantero, nunca sobre el asiento trasero. En el caso de animales grandes debe ir en el maletero, lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal a la marcha.

  • Jaula. Suelen ofrecer mayor capacidad de movimiento a la mascota, pero tienen que seguir las mismas normas de colocación que los transportines.

  • Arnés. Cuentan con un enganche que sujeta al animal al cinturón de seguridad. 

  • Rejilla divisoria. Especialmente recomendadas para animales de gran tamaño. Requieren montaje para anclarlas al techo y al suelo del maletero. 

A la hora de situar a tu mascota en el vehículo, no coloques a su lado objetos como equipaje o mercancías. Podría causarles daño en caso de un frenazo repentino o de accidente.

3. Poco a poco

Puede que a tu animal de compañía le encante viajar sujeto, pero si no es el caso, tendremos que acostumbrarlo con antelación. Ir seguro no es algo negociable.

Lo mejor es dar pequeños pasos. Subir al coche un día y permanecer dentro sin encender el motor, arrancar el motor al día siguiente, dar un paseo corto al otro… Y así hasta que se acostumbre y podamos realizar viajes más largos.

No es mala idea subir al coche algunos de sus juguetes favoritos para que entienda que se trata de una situación divertida. 

4. Mareos

Si tu mascota se marea viajando en automóvil debes llevarla al veterinario. Lo más normal es que viajando en ayunas el problema se solucione, pero si no es el caso, existen algunos medicamentos contra el mareo que podrás conseguir en tu clínica especializada.

5. Paradas

Cada 2 horas hay que hacer descansos. Y con una mascota esta regla hay que seguirla al pie de la letra. Tienen menos tolerancia que nosotros a los viajes y deben estirar las piernas, hidratarse y descansar regularmente.

En estas paradas hay que poner especial cuidado a la hora de abrir la puerta, si la mascota no está bien sujeta puede saltar del coche y causar un accidente. 

6. Documentación

Además de todos los papeles referentes al automóvil, también tienes que llevar los de la mascota. No querrás que una multa arruine el viaje en familia.

7. Oxigena

Los animales no tienen un sistema de refrigeración corporal como el nuestro y acusan el calor más que nosotros

Una buena idea es bajar las ventanillas para que puedan respirar mejor, pero sin dejar que saquen la cabeza. Es muy gracioso ver a un perro

Mascota en un viaje en coche asomando la cara por la ventanilla
10 consejos para viajar en coche con tu mascota

con la cabeza asomada por la ventanilla, pero puede ser peligroso para su seguridad.

Si notas que se estresa demasiado, que está fatigado o que comienza a babear en exceso, vuelve al punto anterior y haz una parada para que se airee, pueda beber y tranquilizarse.

8. Funda

Durante un viaje un animal puede soltar pelo, babas y otras cosas. Da por seguro que el coche se va a ensuciar y hazte con una funda lavable para evitarlo. 

9. Golpe de calor

Ni se te ocurra dejar a tu mascota dentro del automóvil parado. Y mucho menos al sol. Ni siquiera con las ventanillas un poco bajadas. 

La temperatura dentro del coche siempre será más alta que fuera y para ellos es especialmente peligroso. En solo unos minutos un perro o un gato pueden sufrir náuseas y pérdida de conocimiento.  

10. Llegada 

Nada más llegar, además de darle agua y comida, intenta jugar un poco con tu compañero para que pueda relajarse y acostumbrarse al nuevo destino. 

Salir de viaje con nuestra mascota significa tener en cuenta algunas cosas. Son parte de la familia, y para que sean felices y puedan viajar tranquilos y seguros no hay que olvidar que sus necesidades son nuestra responsabilidad.

Comentarios  

0 #1 Eucrasio 13-10-2020 03:41
Muy buenas curiosidades , me gusta que esta empresa de mecánica se interese por este tipo de datos. Nosotros los del taller mecánico de Jiutepec nos sumamos a este tipo de actividades.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...