A la hora de cambiar de automóvil, cada vez encontramos más opciones diferentes. Ya no basta con tener en mente la compra al contado o financiada. Ahora, también podemos barajar el renting, leasing o incluso el típico alquiler para eventos puntuales. Estas últimas surgieron como una solución para empresas, pero desde hace unos años han aparecido opciones que nos conviene tener en cuenta.

La diferencia entre el renting y el leasing radica en que, para el leasing se debe desembolsar una cuota mayor y, al final del contrato, nos quedaremos con el coche. Es algo muy común a la hora de adquirir maquinaria industrial. Por ello, se trata de una modalidad no demasiado apta para particulares todavía. No obstante, el renting de coches ha ido evolucionando y actualmente ofrece opciones que pueden interesarte.

Renting. ¿Qué es?

La definición de renting es un alquiler de larga duración que, normalmente, comprende entre los 2 y 5 años de duración, aunque existen ofertas de renting de hasta 10 años. Durante este periodo de tiempo, el arrendatario podrá disfrutar de un vehículo nuevo del que solamente se preocupará de pagar una cuota mensual que se haya estipulado en un contrato firmado con anterioridad. Algunos contratos de renting permiten quedarse con el vehículo al finalizar su vigencia, del mismo modo que el leasing, pero todo depende de las condiciones del acuerdo y del precio.
Se trata de un servicio que nació enfocado a la renovación de furgonetas y flotas de vehículos comerciales, pero hoy en día existen atractivas ofertas de renting barato dirigido a particulares.

Ventajas

  • Menor responsabilidad y más tiempo. El contrato suele cubrir todas las revisiones, averías, cambio de neumáticos, asistencia en carretera, impuestos e ITV. También incluye seguro a todo riesgo y vehículo de sustitución. Esto se traduce en que podrás despreocuparte totalmente y en que obtendrás gran ahorro de tiempo en gestiones.
  • Menor desembolso inicial. No es necesario que realices una inversión de entrada, ya que el pago se realiza en cuotas fijas. Para las empresas esto supone mayor seguridad financiera ante la posibilidad de poder prever los gastos y elimina la incertidumbre ante averías y el gasto en su reparación.
  • Estrena y estrena. Una vez completado el plazo, deberás devolver el automóvil y, si renuevas el contrato, estrenarás coche nuevo con los últimos avances en tecnología y seguridad.
  • Deducciones fiscales. Existen ventajas para empresas y autónomos que pueden llegar al 100% del importe de la cuota del renting en el Impuesto de Sociedades.

Inconvenientes

  • No eres propietario. Para aquellos aficionados a los coches y a la mecánica puede resultar una razón de peso. El coche no es tuyo, sino de una empresa. Se debe llevar a los talleres oficiales y no a tu taller de confianza. Y nada de meter la mano debajo del capó.
  • Compromiso con un contrato. Esto significa que, si quieres devolver el coche antes o después del tiempo estipulado, tendrás que pagar una penalización. Y no será pequeña.
  • Límite de kilometros. Todo depende de la empresa y el tipo de contrato, pero se suele fijar en unos 20.000 kilómetros al año.

Consejos

  • Compara. Mira detenidamente la marca y modelo que se ajusta más a tus necesidades y compara el precio de la compra financiada al de todos los servicios de renting que puedas. Tal es la popularidad de esta modalidad que se han creado empresas enfocadas al renting a particulares. Incluso concesionarios y bancos como La Caixa o BBVA poseen servicios específicos para este nicho.
  • Estima tu kilometraje. Calcula los kilómetros que vas a hacer al coche a lo largo de un año. En caso de pasarte obtendrás una penalización por parte de la empresa de renting. Puede parecer difícil sacar las cuentas, pero se trata de un factor muy importante.
  • Lee bien el contrato. Consejo que debes aplicar para tu coche y para la vida en general. Los contratos de renting de automóviles poseen muchas clausulas, valores y condiciones, por lo que puede marcar la diferencia final entre decidirte por el renting y la compra financiada.

Conclusión

Según algunos estudios, el renting es rentable cuando pretendemos invertir más de 24.000 euros en un coche. Por lo que todo depende de la marca y el modelo que tengamos en mente. Al parecer, el renting sigue siendo algo que conviene más a las empresas. Aunque, como ya te hemos dicho, cada vez surgen más ofertas especializadas para particulares. La opción del renting está más extendida que antes y nunca está de más echar un vistazo a todas las alternativas a las que nos podamos acoger.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...