En la industria del automóvil, pocas cosas generan tanta confusión como la diferencia entre un muscle car y un pony car. Ambos coches fueron creados por la industria automovilística estadounidense en la década de los 70, pero no son iguales.

El lanzamiento del Ford Mustang en 1964 revolucionó la industria automovilística estadounidense, pues en el mercado no existía nada similar a este modelo. Pero, cuando Dodge y Chevrolet lanzaron sus propios modelos deportivos, el termino pony car se empezó a usar para referirse a todos los coches competencia directa del Mustang (el término pony hace referencia al emblemático caballo). Pero ¿qué modelos caen en la categoría de muscle car y cuáles en la de pony car? Presentamos las claves para distinguirlos.

Muscle car y pony car: diferencias

Cuando pensamos en un muscle car, la primera imagen que nuestra mente evoca es la de un Ford Mustang. Sin embargo, dicho vehiculo en realidad es un pony car. El tamaño es la primera clave para distinguir un pony de un muscle. Mientras que los primeros son más pequeños y poseen una silueta más refinada, estrictamente deportiva, como el Mustang, el Camaro o el legendario Plymouth Barracuda, los muscle cars se caracterizan por su carrocería coupé grande, tosca y un poco inestable. El Dodge Charger y el Challenger son buenos ejemplos de muscle cars.

La segunda diferencia entre un muscle y un pony car está en el motor. Mientras que a los pony cars los alimenta un motor V6 y, en algunos casos, un V8, a los muscle cars los impulsa un motor V8. Por esta razón, el tamaño de la carrocería del muscle car promedio es mayor y su estética, más cruda. El tamaño de la carrocería del muscle car suele ser directamente proporcinal al tamaño del motor.

En tercer lugar, por su tamaño y caballaje un muscle car como el Challenger compromete un poco la automoción del vehículo: el muscle car será mucho menos estable y seguro que un pony car. La carrocería cuadrada y el motor pesado podrán acarrearle problemas de frenado, particularmente al momento de tomar una curva. Asimismo, considerando el tamaño superior del motor, el consumo de combustible será mayor que el de un pony car como el Mustang (con un motor V6, claro está).

Particularidades de estos coches

Resumiendo, los pony car son automóviles de menor tamaño, con una estética mas deportiva, mayor estabilidad en el camino e impulsados por un motor V6. Al contrario, los muscle cars son coches más grandes, con carrocería cuadrada (y por ende, un poco inestable) e impulsados por un motor V8. Si el coche que buscamos es deportivo, compacto y con un motor medianamente potente, probablemente se trate de un pony car y no de un muscle.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar