No hay que estar constantemente yendo a las gasolineras, el motor es mucho más sencillo... ¿pero cuánto podría costar una avería rutinaria en un coche híbrido? ¿Sería tan necesaria de reparar como la de un coche con motor de diésel o gasolina? A continuación, todos los detalles de mantenimiento de un coche híbrido, parte por parte.

Mantenimiento de un coche híbrido

Los coches híbridos eléctricos no tienen muchas de las partes de un coche convencional, como el embrague, el alternador, la correa de servicio, turbo ni filtro de partículas. Así, tendrá menos averías. Además, verás que el coste de las reparaciones que sí pueden ser necesarias es menor.

Batería

Un coche híbrido tiene dos baterías: la del motor convencional y la del sistema híbrido. La primera tiene el mismo mantenimiento que la de un coche de gasolina y la del motor híbrido tiene una vida mucho más larga. Puede durar de 8 a 10 años o incluso tener una vida más larga que el propio coche. La clave está en el uso que se hace del vehículo y el clima de la zona donde se encuentre. Si se arranca siempre con la opción ECO (si no se tiene, arrancar poco a poco, sin acelerar demasiado) se gastará menos la batería, lo que alargará su vida.

Frenos

El motor de los coches híbridos permite la frenada sin necesidad de pisar los pedales, por lo que no estarán sometidos al desgaste de los de un coche convencional. Además, si se evitan las frenadas bruscas, aún será menos necesario recurrir al freno convencional y puede ser que nunca se tengan problemas con los frenos.

Motor

La automoción de tecnología híbrida se basa en los motores atmosféricos que, por tanto, no tienen ningún sistema de sobrealimentación mediante turbocompresor, filtro de partículas y otros elementos que suele ser necesario reparar o sustituir.

Los motores híbridos no suelen tener muchas averías y perfectamente pueden alcanzar los 500 000 km de circulación sin presentar problemas. Para someter el motor a un menor desgaste, es conveniente no superar los 100 km/h, que es cuando se activa el motor convencional.

Combustible

El consumo de un coche híbrido es equivalente a los coches diésel, pero al utilizar también el motor eléctrico, el gasto se reduce considerablemente. Para reducir el consumo de la parte no híbrida, solo hay que conducir de manera eficiente y sin acelerones.

Otras cuestiones de interés

Por último, no se debe olvidar que con el coche híbrido, en general, se pagan menos impuestos. Para beneficiarse de ello, conviene informarse de las subvenciones de los gobiernos y las propias marcas al adquirir y mantener un coche híbrido.

En conclusión, y teniendo en cuenta que en muchos países ya están desapareciendo los coches de motor convencional, comprar un coche híbrido es la mejor inversión si pensamos en el futuro.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...