Como ya sabemos, la industria del motor, si no innova e intenta sacar nuevos modelos con mejoras notables y cambios en las personalidades de sus coches, van a pique. Con lo cual, McLaren está siguiendo una línea perfecta creando y fabricando modelos cada vez mejores para sus clientes VIP.

 

 

Y en esta ocasión, vamos a hablaros del recién conocido hermano mayor del McLaren 720S, el nuevo McLaren 765LT, una versión radical para disfrutar como un niño pequeño. McLaren hizo lo mismo con el 570S, que lo convirtieron en el 600LT, la versión más racing. Con lo cual, ahora ha llegado el hermano mayor para mostrarnos de qué es capaz.

Las versiones denominadas LT, por Long Tail, no solo se caracterizan por su mayor potencia, que también tienen mayor potencia, también se caracterizan por ser más ligeros. De hecho, el 765LT pesa 80 kg menos que el 720S gracias a, entre otros, nuevas llantas de aleación ligera (-22 kg), asientos baquets en fibra de carbono (-18 kg) idénticos a los del Senna, una línea de escape en titanio (-3,8 kg), una batería de iones de litio (-3 kg), lunas en policarbonato...

 

 

Los británicos han creado un motor V8 biturbo de 4.0 litros que pasa de los 720 CV que tenía el 720S a 765 CV a 7.500 rpm y entrega 800 Nm de par motor máximo a 5.500 rpm, valores idénticos al del McLaren Senna de 800 CV.

Este monstruo de 765 CV pesa 1.339 kg y hace el 0 a 100 km/h en 2,8 s (-0,1 s con respecto al 720S) y el 0 a 200 km/h en 7,2 s (-0,4 s), y la velocidad máxima que alcanza es de 330 km/h. Esas cifras se obtienen también gracias a los Pirelli Trofeo R, neumáticos que también calza el Senna. Y a las versiones que quieran un coche más orientado a un uso en circuito, dispone de la caja de cambios de doble embrague.

 

A nivel de chasis, McLaren sigue sin incorporar un autoblocante o barras estabilizadoras activas. El 765LT sigue confiando en una suspensión activa y la gestión electrónica es específica del 765LT. Además, tiene vías de paso ensanchadas, un frontal más bajo y un apoyo aerodinámico 25 % mayor que el del 720S. 

Aparte de todas estas características, el alerón es móvil y cuenta con tres posiciones. En línea recta, el alerón baja, para mejorar la velocidad, y sube paulatinamente en curvas, dependiendo de la intensidad con la que se tomen las curvas. En caso de fuerte frenada, el alerón se pone casi a la vertical para ayudar a frenar el coche.

Sin duda, este modelo ha mejorado con respecto a su predecesor, tanto estéticamente, como funcionalmente. Este modelo sin duda es una excentricidad de la conducción.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...