Por si no lo sabíais, el protocolo de apagar un coche eléctrico, al de apagar un coche de combustión fósil, es muy diferente hasta tal punto que los primeros coches eléctricos en quemarse por cualquier accidente o avería, acabaron totalmente calcinados porque no se pudieron apagar con rapidez por no saber resolver la situación a tiempo.

 

 

Para enfrentar al fuego en el temido momento de un incendio, los bomberos van a estar dotados de una manta ignífuga de grandes dimensiones, donde unos bomberos del Instituto de Investigación Centro Zaragoza han simulado un incendio y han optado a cubrir al coche en llamas con esta manta fabricada en Noruega por la empresa Bridgehill. Esta opción es mucho mejor para apagar los incendios de estos vehículos eléctricos que para apagarlos con agua es necesario utilizar miles y miles de litros.

Es tan difícil de apagar un coche eléctrico en llamas porque si la estructura de las baterías se daña, estas desprenden un escape térmico que poco a poco se va reproduciendo por cada celda de las baterías que tienen instaladas los coches eléctricos, con lo cual, pueden estar durante muchísimas horas ardiendo, o incluso puede llegar a durar un día entero sin parar de arder.

 

 

Esta manta lo que hace es eliminar en todo momento que entre el oxígeno dentro de ella y de esta manera cuando el fuego acaba con todo el oxígeno, las llamas cesan y se apagan. También resulta muy eficaz para calmar y no propagar los vapores tóxicos que se dirige hacia cualquier zona, causando posiblemente una intoxicación a quien lo respire en grandes dosis.

Los bomberos dicen que si se le echa agua al fuego sobre la descomposición del litio puede que incluso combustión sea más violenta porque se favorece la oxidación. En el video que os dejamos a continuación podréis ver que se provoca el incendio en las baterías posicionadas en la parte del suelo del vehículo de un Nissan LEAF para poder testar esta nueva manta.

 

 

 

 En el video se puede ver como se propaga con rapidez el fuego yendo por los bloques y celdas de las baterías con pequeñas explosiones. Cuando los bomberos cubren el coche con esta manta, la temperatura pasa de ser de 1.080º C a bajar a 107º C, ya que logran saber a qué temperatura ronda el incendio con una cámara térmica.

Según este centro de Investigación en Zaragoza, esta manta que debilita las llamas puede soportarlas durante horas y de esta manera "ahogarlas" para que el incendio se debilite y acabe extinguiéndose. Como podréis comprobar, los bomberos mueven la manta y las llamas vuelven a tomar potencia muy rápidamente.

Esperamos que esta solución para los posibles incendios en coches eléctricos, híbridos o de cualquier tipo lleguen pronto a todas las partes del mundo para lograr apagar cuanto antes el incendio ocasionado por las baterías de estos modernos coches eléctricos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar