Aston Martin anunció que estaba en proceso de crear un SUV, pero estábamos muy espectantes en ver el nuevo modelo. Ha llegado el primer SUV de la marca británica para aquellos usuarios que buscan un coche amplio pero a la vez muy deportivo y elegante.

 

 

 

En el diseño del nuevo Aston Martin, podemos decir que han seguido con las mismas líneas, y parece un hermano mayor de los modelos de este año que también han sacado los de Aston para darles una nueva forma y que los clientes no esperen siempre lo mismo, se nota que las líneas son mucho más circulares y que se ha buscado una estética SUV.

 

 

Es un coche imponente con esos dos faros típicos de Aston Martin, con la también típica parrilla de la marca, y a los lados tenemos dos tiras led cerradas que ayuda a identificar lo grande y potente que es el modelo. Las líneas del diseño siguen siendo elegantes y sofisticadas como no podía ser de otra manera en Aston Martin, y así el DBX simula las líneas de un deportivo con cinco puertas, con unas llantas de serie, que son de 22 pulgadas de diámetro, una medida que no está nada mal.

 

 

Si miramos su parte lateral podemos ver una línea de techo con un pilar C bastante largo que llega hasta casi la luna trasera, las barras de techo que simular la típica baca y una gran branquia lateral que corta en diagonal la carrocería tras los pasos de rueda delanteros para refrigerar adecuadamente el sistema de frenos.

 

 

Bajo el gran capó delantero hay escondido un motor de 4.0 litros con ocho cilindros en uve y doble turbo... el mismo bloque de motor que equipan los DB11 y Vantage. La potencia es de 550 CV y el par motor asciende a 700 Nm, pero tiene una respuesta inmediata a la hora de acelerar. Tiene un escape con una válvula activa y han trabajado mucho en el sonido del escape para hacer destacar una melodía a los oídos de quienes lo conducen y a quienes lo ven pasar por delante. Este sonido también lo hace posible por este motor asociado a una caja de cambios automática de convertidor de par y nueve velocidades que transmite la fuerza a las cuatro ruedas. Este Aston Martin DBX es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 291 km/h, unas velocidades que no están nada mal para tener en cuenta que este modelo tiene toda la carrocería moldeada en aluminio y tiene un peso final de 2.245 kg.

 

 

Como era de esperar, el interior del Aston Martin DBX tenemos los asientos con un corte deportivo, superficies acristaladas panorámicas y multitud de materiales nobles para los acabados: cuero de alta calidad, alcántara, madera, metal o lana entre otros materiales de alta calidad y de lujo.

En el cuadro de mandos tenemos una pantalla digital de 12,3 pulgadas, donde también han incorporado una en el centro de la consola central por una segunda pantalla de 10,25 pulgadas con acceso a Apple CarPlay o Android Car, una cámara de 360º para tener una visibilidad de alto nivel o iluminación ambiental para tener una conducción relajada o exaltarte en cualquier momento en la conducción. Además de ser el primer SUV, también es el primer coche de Aston Martin con capacidad para cinco ocupantes y el maletero tiene una capacidad de 632 litros.

 

 

 

También en este SUV ofrecen infinidad de accesorios estéticos, como un kit de limpieza portátil para perros, para que no se suban llenos de barro, maletas, un calentador para botas de ski o sillas infantiles, para que tus hijos vayan totalmente cómodos y acompañados de alto lujo... El precio de esta preciosidad aún no lo tenemos claro, pero es posible que esté entorno a los 200.000 €. ¿Qué os parece?

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...