El renting de vehículos es una nueva forma de adquirir y utilizar un coche, ya que ha ganado popularidad en los últimos años entre los compradores. No todos los usuarios de vehículos quieren tener uno en propiedad si no que les resulta más ventajoso este tipo de "compra" y obvian otras de sus desventajas.

 

Como ya bien sabréis, el renting, como su propia palabra indica, proviene de la palabra inglesa “rent”, que significa “alquilar”. Y ahora bien, entonces, ¿Cómo funciona el renting? Pues bien, se trata de una modalidad de adquirir un vehículo, alquilándolo por una mensualidad durante un período de tiempo determinado y donde se incluye, normalmente, el mantenimiento y reparaciones, con todos los trámites pagados, impuestos incluidos y su seguro correspondiente.

Esta modalidad de alquiler se diseñó pensando en las empresas, pero cada vez gana más popularidad entre los particulares por sus ventajas en cuanto a despreocupación a la hora de utilizar el coche en el día a día, del mantenimiento y de posibles reparaciones costosas o pagos elevados de seguros.

 

 

El parque de vehículos de renting en España ha alcanzado el volumen más alto de su historia, con 712.448 unidades al cierre del tercer trimestre del año actual y supone sobrepasar por primera vez la barrera de las 700.000 unidades, según datos de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER).

Así, el volumen de vehículos de renting en circulación en España en el tercer trimestre experimentó una subida del 14,6% en comparación con los datos del mismo período del año anterior, que se obtuvieron unas ventas de 621.262 unidades.

Esta cifra histórica trimestral está en línea con el crecimiento experimentado por la cifra de negocio del sector de renting en España, que fue de 4.722 millones de euros entre julio y septiembre, lo que se traduce en una subida del 15%.

 

 

Como ya habéis visto en las cifras del crecimiento del renting en los últimos tres meses por parte de los particulares, si estáis interesados, ¿qué más tenéis que saber de este tipo de contrato?

 

 ¿Qué hacer una vez finalizado el contrato de renting?


Ha transcurrido el período establecido en el contrato para el "alquiler" del vehículo, que normalmente son entre 12 y 60 meses, las compañías de renting ofrecen tres vías diferentes entre las cuales deberás elegir una cuando se cumpla el contrato:

 

  • Pagar la última cuota y devolver el coche a la compañía de renting.

 

  • Cambiar el coche por uno nuevo. En este caso, se redactará un nuevo contrato con condiciones específicas para el nuevo modelo y deberás pagar más o menos, en función del tipo de coche por el que renovar.

 

  • Puedes quedarte el coche. Si eliges esta opción, acordarás el pago de la cuota final, que estará compuesta por el valor en el mercado de segunda mano.

 

Los datos confirman el vigor del renting, que está sabiendo adaptarse a un entorno en continua transformación, donde el principal activo de las compañías de renting es su capacidad para ofrecer un servicio de calidad que satisfaga las cambiantes necesidades de sus clientes y les aporte seguridad en sus decisiones.

Por último, te aconsejamos que si quieres un vehículo para menos de cuatro años, quieres minimizar tu cuota mensual para pagar menos, conduces desde 10.000 a 15.000 km al año y quieres siempre tener la última tecnología en tus manos, si que te aconsejamos el renting.

Pero en cambio, si quieres utilizar tu vehículo durante muchos años, no tienes claro cuantos kilómetros pueden realizar en un año, quieres minimizar el gasto total de tu vehículo y quieres pagar al contado, probablemente, comprar sea la mejor opción para ti.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...