Vamos a recordaros todos los tubos de escape de los modelos hiperdeportivos más famosos de todos los tiempos para que rememoremos todos los triunfos que han podido obtener gracias a su impacto visual y al impacto auditivo al hacer rugir esos imponentes motores.

 

Apollo Intensa Emozione

 

 

 

Sólo se han fabricado 10 exclusivas unidades, a un precio de unos 2,3 millones de euros cada una. Y es que el Apollo IE esconde un motor de la casa Ferrari de 6.3 litros, V12 atmosférico que desarrolla una potencia de 780 CV y un par motor máximo de 760 Nm. Con un peso de sólo 1.250 kilogramos, gracias a un monocasco de fibra de carbono, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos y superar los 335 km/h. El escape es de una única pieza con tres salidas que se ubica en el centro de la zaga. El sistema de escape completo, al igual que el de admisión, ha sido desarrollado por Autotecnica Motori en Italia.

Además de un aspecto de lo más sugerente, la salida de escape del Apollo IE destaca por estar fabricada en una única pieza empleando la técnica de impresión en 3D, un método que cada vez más fabricantes están utilizando. Si bien, en este caso esta pieza llama la atención no solo por su diseño, también por su estratosférico coste de 60.000€.

 

 

 

 

Mclaren Senna

 

 

En Todo Mecánica ya os comentamos acerca del por qué este modelo tiene en algunos países dos o tres tubos de escape, y realmente es por la regularización que tenga el Estado en ese momento. A pesar del diseño tan innovador y de la estética tan conceptual de la que disfruta el McLaren Senna, su sistema de propulsión está basado en un tradicional motor de combustión que no recibe apoyo de ningún otro sistema traído del futuro.

El propulsor que monta este coche es un bloque de cuatro litros con ocho cilindros en V que es capaz de desarrollar una potencia máxima de 800 CV.

 

 

 

 

Lexus LFA

 

 

 

Este espectacular deportivo fue animado por un glorioso motor atmosférico V10 de 4,8 litros con 560 cv de potencia afinado con la colaboración de Yamaha y colocado en posición central/delantera. Ojalá en el futuro el Lexus LFA tenga un sucesor como se merece. ¿Dónde pondrían los tubos de escape?

 

 

 

 Mercedes-Benz SLR Mclaren

 

 

 

Desarrollaron el Mercedes SLR McLaren a lo largo de 4 años antes de que en 2004 saliera a la venta una edición limitada de 3.500 unidades. El Mercedes SLR "normal" viene equipado con un motor turbocompresor V8 con una cilindrada de 5.439 cm y 626 CV. Este propulsor impulsa al Mercedes SLR de más 1.700 kg de peso en 3,8 segundos de 0 a 100 km/h. Transcurridos 28,8 segundos se supera los 300 km/h.

 

 

 

 

 Porsche 918 Spyder

 

 

 

 

 

 

El Porsche 918 Spyder cuenta con un sistema híbrido enchufable compuesto por un motor 4.6 L V8 atmosférico de 608 cv de potencia máxima a 8500 rpm y 528 Nm. Junto a este motor se encuentra un motor eléctrico de 154 CV de potencia máxima que actúa como generador y propulsor, y un segundo motor eléctrico ubicado en el tren delantero con 125 CV cuya misión es ofrecer empuje extra al conjunto y una mejora en el reparto de la tracción al poder considerar al 918 Spyder como un coche de tracción total. Los tubos de escape de este modelo están justo arriba del motor para ofrecer una mejor propulsión hacia el suelo y hacia adelante.

 

 

 

 

 

Pagani Zonda

 

 

 

 

 

El primer Zonda es más modesto que los modelos posteriores de Pagani, sin embargo son lo suficientemente rápidos y veloces como para rivalizar con cualquier Ferrari o Porsche. Cuenta con un motor V12 Mercedes-Benz de 6 L que lo impulsa de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos, y le permite alcanzar una velocidad máxima de 320 km/h. Tiene una caja de cambios manual de 6 velocidades, cuenta con tracción trasera y pesa 1215 kg. El chasis es de fibra de carbono, acero y aluminio. Las salidas de escape están hechas de acero al cromo-molibdeno, y tiene una rigidez torsional muy alta, posicionándose en medio de la estructura trasera, se juntan los cuatro tubos de escape para hacer rugir a este monstruo. Esto sumado a materiales livianos y resistentes como la fibra de carbono en la carrocería conforman un buen conjunto para un automóvil de máximo rendimiento.

 

 

 

Lamborghini Sesto Elemento

 

 

 

Todo el Lamborghini Sesto Elemento está diseñado pensando en ganar la batalla contra el peso haciendo hincapié en los materiales y alcanzado un peso final de 999 kg.  Su nombre hace referencia al sexto elemento de la tabla periódica de elementos: el carbono; ya que para aligerarlo se ha utilizado en su diseño masivamente la fibra de carbono.

Los tubos de escape son de Pyrosic, que es un nuevo material de tipo cerámico, mezcla de polvo cerámico y resina sintética, capaz de tolerar temperaturas muy elevadas, de hasta 900 ºC. El motor es un V10 montado en posición central con 5.2 litros y 570 CV. Tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,09 segundos...

 

 

 

TVR SAGARIS

 

 

 

 

Como todos los TVR modernos, el Sagaris ignora la regla que impone la Unión Europea que recomienda que todos los coches estén equipados al menos con ABS y airbags frontales. Por ahora, TVR no ofrece ayudas electrónicas a la conducción, ESP o Control de tracción, dejando el control del automóvil totalmente bajo las habilidades al volante del conductor. Fue producido entre los años 2004 y 2006, con un peso de 1078 kg y una potencia total de 406 Cv en su interior del capó. Lo realmente destacable de este modelo son los dos tubos de escape en disposición lateral.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...