La disciplina de drift, palabra que proviene del idioma inglés, se originó en Japón en la década de los 70, creada por corredores que bajaban por carreteras de montañas a altas velocidades. La técnica original evitaba que los automóviles se salieran del camino y cayeran por los precipicios y a su vez prevenir adelantamientos. El drifting o drift es un estilo de conducción de vehículos que consiste en derrapar de manera que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento.

 

Para comenzar, avisamos que esto es un deporte y que se practica en espacios cerrados, con profesionales y con las medidas de seguridad pertinentes para intentar no ocasionar daños a nadie ni a nada.

Alexandre Hayot por el año 2006 investigó y llegó a la conclusión que el precio de un súper coche y el coste de unos neumáticos con los que tienen que correr en circuitos, tienen un alto desgaste, y era un precio al que solo pueden acceder pocas personas que tengan mucho dinero para poder costearlo. Para ello pensó en crear su propia marca para la que se ha dedicado más de diez años estudiando e investigando el polímero específico con el que han podido llegar a crear una solución a este caro y limitado problema.

Ese mismo año se estrenó la película "The Fast and Furious: Tokyo Drift", y Alexandre comenzó a diseñar este producto para ofrecer una diversión segura ante el volante, con cualquier vehículo y potencia, sin tener que hacer grandes desembolsos en los cambios de neumáticos. 

 

 

La idea de negocio de Alexandre fue sencilla: crear, diseñar y fabricar una especie de carcasa que se integrase alrededor de las ruedas, ya sean traseras o delanteras del coche, para poder conseguir un bajo nivel de adherencia con el asfalto, y de esta manera provocar ese sobreviraje, incluso con una velocidad baja. Los fanáticos de este método de derrapes, antes de estos sistemas lo realizaban colocando cualquier tipo de plástico o metal sobre las ruedas para facilitar la rodadura de las ruedas o accionaban el freno de mano.

 

Las cubiertas Easydrift están homologadas para neumáticos de varios fabricantes y para un gran número de medidas, desde 145 hasta 275 milímetros de diámetro y llantas de 13 a 21 pulgadas, y se pueden montar fácilmente en cualquier vehículo, independientemente de su tamaño, peso y sistema de tracción. Su precio oscila entre 449 y 599 euros la unidad (149 y 229 para karts), y se emplean tanto con finalidad recreativa para su uso en circuitos o espacios cerrados, como en entornos formativos como escuelas de conducción segura y deportiva.

 

Por último, os dejamos un video explicativo de cómo se instala está cubierta en un neumático normal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...