Los automóviles comenzaron a generar datos e información y empezaron a guardarla como registros, creando un tipo de base de datos, para posteriormente poder realizar cualquier desarrollo con ellos. Esto lo realizó cada marca en sus vehículos hace unos cinco años, diseñando unos programas informáticos que recopilan información valiosa del coche.

La Alianza de los Fabricantes de Automóviles, es una asociación americana agrupada por 12 de los mayores fabricantes de vehículos del mundo. Como bien hemos comentado anteriormente, hace 5 años, cuando los vehículos comenzaron a registrar datos e información para estas empresas, y en ese momento, esta asociación diseñó los 6 principios básicos sobre la recolección de datos y la privacidad de los mismos que se deberían cumplir para proteger la privacidad de sus clientes.

 

1. Transparencia.

 

 

Todas las marcas que registren todos nuestros datos e información deberían aclarar qué tipo de información están recopilando y porque, y con qué fin comercial están recopilando todos nuestros datos. Deberían comunicarnos una lista completa de a qué tipo de información tienen acceso, de los parámetros que se envían y la frecuencia de transmisión de todos estos datos recopilados. Bien es conocido que no todas las marcas cumplen este nivel de transparencia, en muchos casos maquillan todos los recursos que utilizan para que no nos enteremos, como por ejemplo redactar una política de uso de estos datos, que muchas veces utilizan unos términos muy técnicos y un sinfín de páginas para leer, que nadie acaba leyendo.

 

2. Elección

Lógicamente deberíamos poder elegir si nuestro coche va recopilar y transmitir estos datos con fines comerciales. Y esta elección es algo que todas las marcas cumplen a medias. Normalmente, la función que ofrecen consiste en un todo o nada. Dependiendo del vehículo y de su sistema de recopilación de datos e información puedes tardar más o menos en encontrar la opción (si te deja), de poder desconectar esta función. Es una forma de mantenernos en esa eterna manera de colgar de sus manos, ya que, sin ese servicio, lo más normal es que no funcionen muchas otras funciones del coche. Más o menos, en los sistemas operativos de los móviles, puedes elegir qué permisos das a qué aplicaciones (aunque finalmente no está muy claro). En los vehículos modernos todavía no disfrutamos de esta maravillosa opción y estamos obligados a compartir toda nuestra información.

 

3. Contexto

Todos los fabricantes de coches se comprometen a utilizar esta información de forma respetuosa dentro del contexto y el desarrollo en el que se han recogido. Por ejemplo, los datos sobre la hora que encendemos nuestro coche, la posición y velocidad de nuestro coche, etc., deberían usarse para generar otros datos sobre la intensidad del tráfico en tiempo real, advertirnos de un accidente o mandarnos por una zona menos transitada, pero no para elaborar informes sobre exceso de velocidad que acaben en manos de aseguradoras o controlar todas las zonas donde aparcamos.

 

4. Minimización

Los fabricantes de estos modernos modelos deberían recoger los mínimos datos imprescindibles para desarrollar su supuesto servicio. En muchos casos, las marcas nos hacen presión comentándonos que toda esta recogida de información es porque quieren mejorar sus productos y servicios. Es increíble la cantidad de datos que pueden recoger todas las empresas de automóviles para conocer todo lo que hacemos o no hacemos a la hora de conducir.

 

5. Seguridad

 

 

Todos los datos que se registran deberían almacenarse en servidores seguros, al igual que respetar la legislación de protección de datos y no utilizar esos datos con otros fines comerciales o personales. Poco a poco los ataques cibernéticos van creciendo y esto es problema para los servidores de todas empresas de coches del planeta, ya que el hackeo de un servidor de una gran marca multinacional podría costar muchos millones de euros. Muchas empresas apuestan por crear una buena seguridad ante sus servidores y en multitud de ocasiones ellas mismas atacan a sus propias empresas con el fin de parchear y mejorar toda su configuración en la seguridad de los servidores.

 

6. Acceso y cancelación

 

 

Todas las marcas están obligadas a darte y ofrecerte todos los datos que han ido recopilado de tu vehículo y de tus comportamientos sobre él. Seguramente la marca te ponga algún impedimento en este proceso, ya que es posible que a la marca no le interese dártelo por cualquier motivo de ilegalidad ante tus datos y te pongan cualquier inconveniente.

También todos los propietarios de estos vehículos tenemos el derecho y la opción de que la marca borre todos los datos que no hayan sido de carácter anónimo en sus servidores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...