Es el Toyota Technical Center Shimoyama, y le servirá a Toyota para poder testar sus modelos en un trazado tan exigente como el Infierno Verde, pero sin tener que desplazarse con todos los modelos que quiera probar o quiera testar hasta Alemania. La marca Toyota ha sido elegida como sede para construir este circuito de pruebas y una de las claves de su éxito es el relieve y la buena funcionalidad que se posibilitaría en la zona. 

 

Se acaba de inaugurar el primer tramo de este centro de pruebas de Toyota, el cual mide 5,1 kilómetros de largo, la mala noticia es que hasta 2023 no estará completamente construido y operativo. Desde Toyota sostienen que han diseñado un trazado exigente que aprovecha la topografía local y presenta un desnivel de 75 metros entre sus puntos más bajo y alto, así como una amplia variedad de curvas. Además de este Nürburgring japonés, Toyota está creando un centro técnico que sirva de soporte a sus equipos durante las pruebas y test.

 

Akio Toyoda, Presidente de la empresa, ha comentado en una rueda de presa explicando los motivos de su nueva creación: “Basándonos en nuestra experiencia, hemos replicado una amplia variedad de carreteras en nuestro nuevo circuito de pruebas. Añadiendo a nuestros test en otros circuitos del mundo, con la réplica de muchas condiciones en el nuevo trazado, tenemos la intención de perfeccionar cada uno de nuestros modelos y desarrollar el tipo de coches que personifican la verdadera alegría de conducir”.

 

 

Por el momento, desde Toyota no han facilitado muchos más datos sobre el Toyota Technical Center Shimoyama, aunque han explicado que al tramo estrenado, del Country Road Test, se le unirán otros para poner a prueba altas velocidades y otras zonas especializadas.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...