En 1992 la marca británica Jaguar creó un nuevo diseño superdeportivo llamado XJ220. Este modelo fue creado para cubrir la necesidad de crear un nuevo modelo que pudiese utilizarse para competir y destruir a los demás coches en la pista del circuito, pero también buscaban un coche en el que después de competir en el circuito y ganar a los demás pilotos, pudiesen volver a casa con ese mismo modelo de coche sin tener que ser transportado con ayuda de otros vehículos o dejarlos en los boxes del circuito.


Este proyecto fue un trabajo nuevo y debían aportar datos nuevos interesantes y valiosos para esos desarrollos y para los futuros proyectos de vehículos de carretera y de circuito y a la vez continuar avanzando con éxito en ese proyecto tan exitoso.

Jim Randle, el diseñador del coche, hizo sus gestiones y contó con el favor de los proveedores para fabricar un concept car. El modelo todavía no tenía la aprobación oficial por parte de la marca, así que el primer prototipo se construyó con pocos recursos económicos. De hecho, este ejercicio de diseño, solo se aprobó oficialmente una semana antes de su debut. El XJ220 Concept se terminó en las primeras horas del 18 de octubre de 1988, el mismo día que el coche iba a ser mostrado en el salón internacional del automóvil de Birmingham.

 


El Jaguar XJ220 debe su denominación a la velocidad máxima que podía alcanzar 220 mph (354 km/h), tal y como sucedió con el legendario Jaguar XK120. El Jaguar se convirtió en la estrella del salón de Birmingham. Ferrari había llevado el extraordinario F40 de un color rojo flamante, pero tenía un aspecto muy alto de deportividad al lado del elegante nuevo modelo de Jaguar.
La firma inglesa no tenía intención de vender el XJ220 en forma de vehículo de producción. Sin embargo, cuando un buen número de aficionados ofrecieron cheque en blanco para adquirir el concept, la intención inicial cambió. Tras un periodo inicial evaluando los costes de producción, Jaguar comunicó su intención de fabricar una serie limitada para satisfacer la demanda inesperada.

 

El equipo de ingenieros empezó a trabajar, estudiando a los adversarios de la época como el Porsche 959. Decidieron rápidamente que lo mejor era abandonar la tracción total, y desarrollar un sistema de propulsión trasera, mucho más sencillo. Esta decisión ahorro peso y evitó más investigaciones y más horas de desarrollo a los ingenieros. 

Otro cambio significativo llegó de la mano del cambio del motor. Del V12 original con 6,2 litros de cilindrada, se pasó a un bloque V6 biturbo con 3,5 litros de cilindrada, mucho más ligero y eficiente en materia de consumos y emisiones. Estos cambios tan radicales respecto al concept original, llevaron a que muchas de las reservas iniciales se cancelaran.

Aunque el modelo definitivo de producción no tuviese un potente motor V12, como estaba previsto, el XJ220 sigue siendo en la actualidad una máquina impresionante. Oficialmente, Jaguar prometía un tiempo de 3,6 segundos en la maniobra de aceleración de 0 a 100 km/h. Sin embargo, los medios especializados de la época, como los norteamericanos de Road&Track, solo consiguieron alcanzar los 4,8 segundos, un tiempo bastante alejado de lo prometido por la marca.

 

 

Además, el piloto de Fórmula 1, Martin Brundle, consiguió alcanzar una velocidad punta de 212 mph (342 km/h), pero advirtió que el limitador de revoluciones del motor, impedía que el coche ganase más velocidad. De esta forma, tras someterse a algunas modificaciones técnicas, como la eliminación de los catalizadores del sistema de escape, se consiguió alcanzar una velocidad máxima de 350 km/h.

En aquella época, los catalizadores no eran obligatorios, así que el registro del velocista inglés se consideró válido. De esta forma, el Jaguar XJ220 disfrutó del título de vehículo de calle más rápido del mundo hasta la llegada del McLaren F1 en 1998, con sus 386 km/h de velocidad máxima.

 

 

En 1991, un prototipo del Jaguar XJ220 se encontraba en el circuito de alemán de Nürburgring realizando unas pruebas. Registró una impresionante vuelta al trazado en 7:36.46 y lo convirtió en el coche de producción más rápido en dar una vuelta al 'Infierno Verde'. En 1993, Jaguar disputó las 24 horas de Le Mans con tres unidades del XJ220-C. El equipo inglés se alzó con la victoria en la categoría GT, imponiéndose a una legión de Porsche. Magníficas noticias para Jaguar.

 

 

 

 

¿Qué os ha parecido este antiguo Jaguar de la época?

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...