El coche eléctrico, que parecía un sueño malogrado hace una década, hoy en día forma cada vez más parte común de los parques automovilísticos de todo el mundo. Particularmente en Europa, donde en un país como Noruega cerca del 34 % del total de vehículos que circulan a diario son eléctricos. Su éxito se debe a las medidas de una nación consciente de que el futuro está en las energías limpias, ¿pero qué hay del costo?

Cinco ventajas de un vehículo eléctrico vs. uno con motor de combustión

A la hora de comparar, la mayoría solo piensa en el costo del vehículo, sin considerar los gastos derivados de poseerlo, sea este de diésel, gasolina o eléctrico.

Mecánico (menos averías)

Como se trata de un mecanismo ajeno a los movimientos de un motor común y que no tiene una marcha tradicional, el desgaste de sus piezas es prácticamente inexistente. Lo que te permitirá ahorrar mucho dinero en piezas, trabajo de especialistas y, hay que decirlo, hasta en posibles estafas o malos trabajos que se pagan al doble.

Mantenimiento

Independientemente de las averías, existen gastos relacionados con el mantenimiento regular de un automóvil con motor de combustión a base de gasolina o diésel. Todo eso del cambio de filtros, aceites, lubricantes y demás, se reduce a una revisión periódica de baterías y del motor.

Combustible

Al no gastar dinero en diesel o gasolina y ahorrar tiempo valioso en acudir a un depósito, los gastos se reducen a la carga eléctrica que se limita aproximadamente 1 euro por cada 100 kilómetros.

Si consideramos el promedio de uso de combustible en 1 l por cada 10 km, hablamos de hasta 176 euros u 81 dólares en combustible por cada 100 km, basándonos en el precio actual de la gasolina en España y Estados Unidos, respectivamente.

Gastos gubernamentales

Estos autos no requieren ningún tipo de verificación, y hay países donde incluso se anula el peaje para ellos, lo que resulta en un gran ahorro a nivel fiscal si consideramos el desgaste tradicional de un coche, las cuotas para su revisión, multas en caso de incumplimientos de normativas y el posterior arreglo en caso de haber fallas.

Financiamiento

Aunado a todo lo anterior, las empresas automotrices ofrecen atractivas ventajas para la adquisición de vehículos eléctricos, pues se trata de incentivar un mercado relativamente nuevo y en crecimiento.

Además, en algunos países hay financiamientos para promover el uso de estos automóviles y así reducir las emisiones contaminantes que exige uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Como verás, el uso de un coche eléctrico no solo beneficia al medio ambiente, la calidad de la experiencia de manejo, y la eficiencia energética; también favorece a tu bolsillo.

Comentarios  

0 #2 Juan Carlos Onofre 14-01-2019 23:11
A mí me parece muy buena la información. Eso de lo negativo no solo se puede decir del eléctrico sino también del de combustión, pero no se habla de ello aquí porque el título lo dice "Ventajas..." y a mí me parece que eso del encarecimiento de la luz y los materiales de las pilas vale igual para motores normales y en realidad es peor por el uso de electrónicos como móviles, ordenadores portátiles y demás, que no salgan con que es peor un auto eléctrico por su uso masivo, que otras cuestiones de la sociedad de consumo. Al contrario, yo veo pura ventaja en los coches eléctricos que en usar un combustible no renovable. (y aprender a escribir, por favor, "i reciclage")
Citar
0 #1 joan pujol drudis 12-01-2019 08:15
porque no se habla de lo negativo? mantenimiento i reciclage de las baterias,el possible ecarecimiento de la electricidad por culpa de los coches, el encarecimiento de los metales escasos para la fabricacion de esas baterias. de las recargas por falta de enchufes, etc
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...