Todo amante de la mecánica y los automóviles lleva su pasión al límite. Por eso hoy podemos recordar tantas buenas experiencias lúdicas producto del automovilismo, toda vez que es llevado con frecuencia a la pantalla del cine y los videojuegos.

El automovilismo en el mundo gamer es tan antiguo casi como su surgimiento. Enfocándonos en la experiencia de conducción de un vehículo, tan pronto como dejamos sus etapas tempranas podemos encontrar memorables.

Los 4 mejores videojuegos de la historia entre mecánica y pantalla

Revs (1984)

Diseñado por el mítico programador Geoff Crammond, que para ese entonces ya había entregado un simulador de vuelo. Los rasgos más notables de esta pieza de museo se enfocan en su simulación realista.

A diferencia de otros casos, en Revs el jugador podía experimentar una experiencia que incluía información de aerodinámica y un entorno tridimensional. Este implicaba, entre otras cosas, un terreno no plano y la libertad de salirte de la pista.

The Need for Speed (1994)

Uno de esos títulos útiles para hablar del impacto de los juegos digitales a nivel global. La franquicia de videojuegos de carreras más exitosa del mundo, presentada por Electronic Arts ha alcanzado a estas alturas un nicho de referencia global.

¿Qué lo distinguía? ¿Por dónde empezar? Los sonidos de los motores y la programación de las palancas de cambio fueron programados sobre su versión real. Las carreras se realizaban en calles transitadas en donde incluso podías terminar multado por la policía, entre otros rasgos que lo vuelven un referente de muchos géneros del soporte digital.

 

Grand Prix Legends (1998)

Es hijo del estudio y equipo también responsable de otras piezas distinguidas del automovilismo deportivo digital como Car Racing II y Nascar Racing 2003. GPL simula una de las temporadas más peligrosas del Fórmula Uno, como lo fue su campeonato de 1967.

Incluía interesantes y muy adictivas representaciones físicas de desgaste en el vehículo y procesos reales aplicados a la suspensión del carro que lo volvían, en las palabras de David Kaemmer, creador del monstruo: una experiencia "más difícil que manejar casi cualquier otra cosa".

Rfactor 2 (2013)

Lo que hace que la piece de resitance del estudio 397 se desmarque por completo del resto de sus contemporáneos no puede ser atribuido a sus gráficos. Inclusive, esa puede ser la razón de que nunca haya alcanzado tanta popularidad. Esos gráficos... pero, si como videojugador de este género lo que te interesa se encuentra en la recreación física del movimiento de los neumáticos y las pistas, reproducida en el force feedback de un mando-volante, este es el mejor de todos.

Como pudiste darte cuenta, el automovilismo y la mecánica profesional que involucra forman una parte sustancial de los objetivos en el diseño de videojuegos de coches. ¿Tienes algún favorito? ¿Cuál fue tu primer experiencia?

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...