La creación del nuevo vehículo LSEV cien por cien eléctrico es la asociación del fabricante italiano XEV perteneciente a la JAC Motors de china y la compañía especializada en impresión 3D Polymaker. LSEV cuenta con buena parte de los componentes de su carrocería y de su habitáculo impresos en 3D con un plástico especial.


El LSEV hizo su debut el 25 de abril en el Beijing Motor Show. Aunque la primera unidad está expuesta en el Museo Cultural de Impresión en 3D en Shanghai.

Diseño y fabricación

Para su fabricación se han utilizado principalmente tres materiales: nailon mejorado, ácido poliláctico, un filamento común de impresión en 3D, y un poliuretano termoplástico similar al caucho. Tan sólo el chasis, los asientos y el parabrisas del XEV LSEV cuentan con una fabricación convencional. Posee sólo 57 piezas, en comparación con más de 2000 que hay en un automóvil fabricado en la actualidad. Menos partes significa menores costos en su producción.

Este método de fabricación permite a la compañia que en un periodo de 3 días tengan ya el vehículo casi para su circulación, lo que en un futuro se convertirá en una producción a gran escala. Teniendo una gran facilidad para poder personalizarse, a gusto de cada cliente, tanto en los colores del exterior e interior y la disposición del habitáculo.

Sus reducidas dimensiones de 254 centímetros de largo, 150 cm de ancho y 152 cm de alto y su ligero peso de 450 kg le permiten aparcar en reducidos espacios. Su sistema de propulsión está compuesto por dos motores montados en las ruedas posteriores. La velocidad máxima que lpodría llegar a alcanzar los 70 km/h y la su autonomía será de unos 150 km. Con estas cifras, podemos afirmar que su uso está indicado especialmente para recorridos urbanos.

Tanto su diseño como producción ha permitido diseñar el coche que, a pesar de su bajo nivel de producción, llegará al mercado con un precio competitivo de 8.500 euros.

Aunque esta por comprobar totalmente su seguridad, según sus diseñadores el resultado es incluso mejor de lo que se esperaban, con una robustez estructural que estiman entre 4 y 5 veces superior a un modelo similar, como el Smart.

Para el mes de julio la marca ha planificado crear seis prototipos los cuales se expondrán para visualizar el nivel de personalización que se puede llegar a tener. Un paso previo al inicio de las ventas que arrancarán en abril del próximo año.

La empresa expreso de forma optimista que esperan lograr alcanzar una producción de 20.000 unidades para finales de 2019. Este optimismo es gracias al proceso investigación y desarrollo que en un automóvil convencional suele tardar entre 3 y 5 años, pero en este caso solo se han empleado entre 3 y 12 meses.

Ya va quedando menos para poder tener en circulación y al alcance de todos los vehículos de fabricación 3D eléctricos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...