Conducir un turismo o motocicleta junto a vehículos de gran tonelaje puede llegar a tener su complejidad o dificultad en condiciones de viento, lluvia o nieve.

Hay que tener mucha precaución a la hora de ponernos al volante y debemos hacerlo con los cinco sentidos puestos en la carretera. Los adelantamientos a vehículos voluminosos, así como el cruce en los puentes, pasos desprotegidos o las salidas de los túneles pueden suponer un auténtico peligro para los conductores.

¿Sabes qué precauciones debemos tomar al adelantar a un camión?

Cuando se supera una velocidad de 50km/hora, se conduce con un fuerte viento lateral y en un momento determinado este se interrumpe, por ejemplo al adelantar a un camión, se produce el efecto pantalla. Hay que tener mucha cautela para que el vehículo no se acerque peligrosamente hacia otro vehículo o edificio que se deja atrás.

  1. Cuando el viento sopla desde la derecha, debemos contrarrestar su efecto con golpecitos de volante hacia la derecha.
  2. Al adelantar a un vehículo de grandes dimensiones, el viento parará momentáneamente, haciendo que el coche se vaya contra él (porque actúa de pantalla). Para evitarlo, debemos compensar la inercia girando el volante hacia el otro lado.
  3. Cuando terminamos la maniobra de adelantamiento, el viento nos dará un empujón brusco hacia la izquierda, por lo que debemos mantener en línea recta el vehículo para poder sobrepasar el otro vehículo y girar muy suavemente hacia la derecha en cuanto lo dejemos atrás.

En caso de viento racheado, cuando no sabe la procedencia del viento, se debe tomar la prudencia de moderar la velocidad y sostener el volante con firmeza con ambas manos. Si la situación no mejorara y fuera bastante peligrosa se tiene la opción de interrumpir el desplazamiento.

Consejos que se deben tener en cuenta con fuertes vientos

  • Sujetar firmemente el volante. Al ejercer una presión contraria a la acción del viento se mantendrá firme sin desviarse del camino en caso de ráfagas más fuertes.
  • Ser precavido con los camiones y vehículos de grandes dimensiones. Ir siempre cautelosos y a una velocidad no muy excesiva.
  • Observar la dirección del viento y calcular la velocidad aproximada. No es posible una medición exacta, pero si observamos el movimiento de ramas, las nubes y las gotas de agua podemos hacernos una idea.
  • Asegurarse, antes de salir, de llevar una presión adecuada en los neumáticos. Es fundamental que estén en buen estado y con la presión recomendada por el fabricante para poder obtener un agarre mayor entre el coche y el pavimento.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...