China sigue posicionándose como como uno de los países más innovadores de la actualidad. Su reciente carretera solar es la primera en el país. En Francia ya existe una carretera solar y se encuentra en periodo de pruebas y en Holanda hay un carril bici con paneles solares el cual está dando muy buenos resultados. La carretera de China se ha diferenciado por la tecnología que se ha integrado para la recarga de los coches eléctricos y su durabilidad.

Este tramo de dos kilómetros de carretera solar se ha colocado en la carretera de Jinan City Expressway, en la ciudad de Jinan. Uno de los factores más relevantes que llevo a la compañía Qilu Transportation Development Group a invertir en una carretera con energía solar fue la circulación de 45.000 vehículos al día. Uno de los principales objetivos ha sido generar la suficiente energía solar para alimentar la iluminación de la vía y abastecer los 800 hogares de su alrededor.

Otra función que Qilu quiere implantar es que sea de las primeras vías conectadas, es decir, un continuo intercambio de información entre los vehículos y la vía. Además, también pretenden recargar los coches eléctricos mientras circulan. Consecuencia de la futura llegada de la conducción 100% eléctrica y autónoma.

La carretera tiene dos carriles compuestos de un recubrimiento de hormigón transparente y de células solares. En la capa superior se encuentra el hormigón transparente que sirve para ofrecer la fricción suficiente a los vehículos y proteger la siguiente capa. En la segunda capa se ha instalado paneles solares, con un rendimiento capaz de soportar el peso de un camión mediano, para conseguir la carga inductiva, también paneles de carga inalámbrica y sensores que tendrán como objetivo monitorear la temperatura, el tráfico e incluso el peso de los vehículos. En la última capa ha sido diseñada para proteger los paneles de la tierra húmeda que hay por debajo, además aquí podremos encontrar las conexiones y el cableado.

Más adelante permitirá derretir la nieve, brindar conexión a Internet y análisis de datos.

Su capacidad aproximada es de 800 kilovatios y su capacidad de generación anual estimada en un millón de KWh. En el primer informe, se menciona que la electricidad generada por la sección de prueba, de 1 km, se utilizará para abastecer las luces de la autopista, cámaras de vigilancia y el peaje. La energía excedente se suministrará a la red pública de electricidad de la zona.

Aunque al principio genero muchas dudas esta propuesta, hoy en día ha demostrado que puede llegar a convenirse en algo viable. La compañía resalto el abaratamiento de la tecnología como uno de los puntos clave, las placas fotovoltaicas llegarán a ser tan baratas que merecerá la pena hasta instalarlas en las carreteras.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...