La caravana es un clásico que, con los años, vuelve a estar de moda. Son muchas las familias que cada año cambian sus vacaciones estivales (si bien se puede disfrutar de un viaje en caravana en cualquier época del año) en un hotel o apartamento para lanzarse a la aventura de recorrer cientos de kilómetros en una caravana y poder disfrutar de algo que no tendremos en el hotel: el contacto con la naturaleza, el aire libre y una mayor libertad, además de que las vacaciones en caravana resultan más económicas que alojándonos en un hotel.

Viajar con una caravana también tiene otras ventajas que no se ven compensadas solamente con el coche, como son el aumento de la capacidad de carga y flexibilidad para transportar un mayor número de cosas: ropa, calzado, objetos varios que utilizaremos en nuestro destino de vacaciones (sea la playa o la montaña)…

Para conducir una de estas casas rodantes no hace falta ningún carnet especial, pero sí algo de destreza. Asimismo, conviene conocer en qué lugares es posible aparcar la caravana para no cometer ninguna infracción de tráfico o los límites de velocidad a los que hay que circular con ella (que también pueden aplicar quienes lleven cualquier tipo de remolque enganchado a su vehículo) para poder viajar con seguridad.

 

Permiso necesario para conducir con una caravana

Se puede conducir una caravana o una autocaravana con carnet de conducir B para turismos si el remolque no supera los 750 kilos de peso y si la autocaravana no sobrepasa los 3.500 kilos y las nueve plazas. Una vez excedan el peso indicado, es decir, si el conjunto del coche y la caravana sobrepasen los 3.500 kilos (pero no los 4.250 kg), ya habría que sacarse el carnet B96.

En caso de que pese aún más, entre 4.250 kilos y 7.000 kg, ya habría que obtener el carnet B+E. En ambos casos, para su obtención habrá que realizar un examen práctico. Sin embargo, también puede ocurrir que la suma del peso del coche y de la caravana supere los 7.000 kilos. Si esto es así habrás de sacarte el permiso de camión C+E.

Además del correspondiente permiso de circulación para llevar tu caravana, también necesitarás contratar un seguro para la misma (siempre que su peso supere los 750 kilos, ya que por debajo de esta cifra estará protegida por el seguro del coche).

 

¿Son aptos todos los coches para remolcar caravanas?

No todos los vehículos están preparados para remolcar caravanas. El peso a remolcar no ha de superar la mitad del peso del automóvil, por lo que es necesario comprobarlo antes en la ficha técnica del mismo, sino el coche podría sufrir graves problemas a nivel mecánico.

Antes de colocar el remolque e iniciar el trayecto, conviene realizar una revisión y puesta a punto del auto dedicando especial atención a las ruedas, ya que el coche irá más cargado de lo habitual. Así, es recomendable aumentar la presión siguiendo los consejos del fabricante y reducirla una vez se haya quitado la sobrecarga al llegar a nuestro destino. Hay que utilizar retrovisores que sobresalgan un máximo de 20 centímetros respecto a la anchura del vehículo para tener mejor visibilidad.

También hay que revisar el enganche y los agarres de emergencia además de nivelar los pesos entre ambos vehículos: coche y caravana, intentando no cargar en exceso el maletero del auto para que su parte trasera no pierda altura. No hay que olvidar volver a hacer lo mismo en el viaje de vuelta.

 

Velocidad limitada para caravanas

Debido a su gran tamaño y peso, se trata de vehículos especiales. Por ello, la Dirección General de Tráfico establece unos límites de velocidad para garantizar la seguridad de los conductores y del resto de usuarios de la vía reduciendo el riesgo de accidentes.

Las caravanas o remolques que se pueden conducir con el carnet B no pueden superar los:

  • 90 km/h en autopistas y autovías.
  • 80 km/h en vías secundarias con más de un carril por sentido o con un arcén de al menos 1,5 metros de ancho.
  • 70 km/h en el resto de vías secundarias.
  • 50 km/h en zona urbana o 30 km/h (según se establezca en la vía).
  • 25 km/h si se circula por caminos.

Las autocaravanas de hasta 3.500 kilos tienen la velocidad limitada a:

  • 100 km/h en autopistas y autovías y no puede circular por debajo de 60 km/h
  • 90 km/h en carreteras convencionales con un arcén de al menos 1,5 metros de ancho o más de un carril por cada sentido.
  • 80 km/h en el resto de vías secundarias.
  • 50 km/h en vías urbanas o 30 km/h (según se establezca en la vía).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...