Cuando hacemos un trayecto en coche (sea corto o largo), nos gusta ir cómodos. No nos referimos sólo a ir sentados en una postura agradable en unos asientos blandos o a la temperatura del interior del habitáculo. En este sentido, el olor del coche también juega un papel muy importante, ya que a nadie le gusta viajar en un vehículo con olores desagradables que pueden llegar a hacer que nos sintamos mareados o tengamos dolor de cabeza.

Pocas veces reparamos en ello, pero esto tiene fácil solución: poner un ambientador en el coche. Pero, ¿cuál? Estos son los tipos de ambientadores para coche que encontramos en el mercado desde hace años, si bien también te presentamos alguno que otro más novedoso.

 

Ambientador en aerosol (spray)

El más fácil de usar: basta con un par de pulverizaciones para que el habitáculo del coche esté perfumado. Es una forma de perfumar bastante rápida e inmediata y su fragancia intensa, puesto que disimula el mal olor en cuestión de segundos pulverizando directamente hacia la fuente del mal olor. No obstante, la fragancia perdura menos que la de cualquier otro tipo de ambientador (apenas unas horas), por lo que se aconseja combinarlo con otra opción más duradera. Hay un pequeño truco para que el perfume aguante algo más: pulverizarlo sobre la tapicería o las alfombrillas para que se adhiera a las fibras de las telas. Ventaja: amplia gama de olores entre los que escoger.

 

Ambientador acoplado a la rejilla de ventilación

El perfume de los ambientadores de rejilla es mucho más duradero que el de los sprays y son una buena opción si no te gustan los ambientadores colgantes. Se trata de un pequeño depósito que contiene perfume líquido en su interior en el que va acoplado un sistema de mecha absorbente unida a un pequeño ventilador que se mueve gracias al paso del aire de las rejillas de la calefacción.

El funcionamiento es sencillo: al poner el coche en marcha, si llevamos abierta la rejilla de ventilación, el aroma del ambientador se dispersa de un modo constante por todo el coche durante el trayecto.

Este tipo de ambientador es muy cómodo y más duradero que el del papel secante. Tiene un pequeño inconveniente: este ambientador se pone en marcha cuando arrancamos el coche, por lo que el aroma puede llegar a ser muy intenso y hay personas que pueden llegar a sentirse mareadas.

 

Ambientadores de lata de gel o pasta aromatizada

Muy de moda en los últimos años. Se trata de unas pequeñas latas con gel o pasta aromatizada que se colocan en los huecos de debajo de la radio o bajo los asientos (en el lateral). Se puede regular la intensidad del aroma girando la tapa (que funciona como un dosificador de olor). Sus fragancias (en su mayoría frutales y cítricas) son bastante fuertes al principio, desgastándose su efectividad en unas semanas (especialmente si olvidamos cerrar la tapa), ya que el gel o la pasta se secan y pierden la plasticidad con la que difunden el aroma.

 

Ambientador colgante de papel secante

Este clásico ambientador fue el pionero del mundo de las fragancias para automóviles. Se trata de un papel secante impregnado de una fuerte fragancia (normalmente pino, cítricos o lavanda) que va colgado del espejo retrovisor interior. No duran mucho ya que este papel secante está expuesto a corrientes de aire que menguan su efectividad y duración.

Es posible que los viajeros de los asientos traseros no perciban casi el olor. La variedad de perfumes y aromas es bastante escasa respecto a otros tipos de ambientadores. También sirven como elemento decorativo: el clásico pino, formas de frutas (destacando otro clásico como el limón), escudos de equipos de fútbol, dibujos animados…

 

Perfumador colgante con tapón de madera absorbente

Los ambientadores colgantes mencionados antes se han modernizado para dejar paso a una pequeña botellita de cristal con un tapón de madera porosa que se cuelga, al igual que el clásico pino, del espejo retrovisor interior. Este sistema es muy parecido al de la mecha que se coloca en la rejilla de ventilación, solo que sin ser tan aparatoso, mucho más simple.

Su funcionamiento es muy sencillo: basta con poner la botellita boca abajo unos segundos para que el tapón de madera absorba la esencia. El resto lo hace el mismo balanceo del ambientador con las corrientes de aire del habitáculo del vehículo y la misma botellita se encargará de emanar la fragancia.

 

Ionizadores

Es la novedad en el mercado de los ambientadores de auto. Este dispositivo va conectado al mechero del coche o al USB y emite una bruma fría aromatizada a través de ultrasonidos. Tiene un dosificador para regular la fragancia. La gran diferencia que presenta respecto al resto de ambientadores es que éste elimina totalmente los malos olores y es mejor para viajeros alérgicos al polvo. Inconveniente: funciona con el consumo eléctrico del auto.

 

 

Estos son los distintos tipos de ambientadores que existen en el mercado. Escoger uno de ellos y el aroma ya dependerá de los gustos personales de cada uno/-a.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...