Con el verano a la vuelta de la esquina, los conductores españoles ya piensan en sus próximos destinos de vacaciones. En esta época del año se multiplican los desplazamientos a lo largo del país, un motivo crucial para comprobar el estado del vehículo. En el mantenimiento de cualquier coche hay que hacer hincapié en el conocido como triángulo de seguridad, compuesto por los frenos, los amortiguadores y los neumáticos. Estos últimos son realmente importantes con la llegada del estío, ya que llega la hora de cambiar los habituales por los neumáticos de verano.

 

Las ruedas tienen una importancia vital en la seguridad vial, ya que son el único punto de unión entre el vehículo y la carretera. Además de un buen mantenimiento regular, la llegada del periodo estival es un momento clave para optar por unos neumáticos de verano. España tiene un clima moderado en esta época del año, unas condiciones idóneas para estas ruedas que alcanzan un mejor funcionamiento con temperaturas cálidas.

 

Las altas temperaturas provocan un mayor desgaste de los neumáticos, especialmente por el calor de las carreteras, aumentando el riesgo de pinchazos y reventones. Los neumáticos de verano logran un mayor rendimiento cuando las temperaturas son superiores a los 7 °C. De esta forma, el caucho más duro que componen estas ruedas hace que logren una mayor adherencia con la superficie cálida durante los meses de calor.

 

Los neumáticos de verano son más anchos, unas características que otorgan un mayor contacto de las ruedas con la superficie de contacto aumentando el agarre del vehículo. Otras de las ventajas de estas ruedas es su menor resistencia a la rodadura, un hecho que provoca un descenso en la emisión de ruido del vehículo con respecto a los de invierno, unos factores que provocan un mayor ahorro en el combustible.

Elección de neumáticos y mantenimiento

A la hora de elegir los neumáticos de verano adecuados hay que tener en cuenta varios factores importantes. En primer lugar, hay que conocer las medidas adecuadas que necesita el vehículo, los datos en los que hay que fijarse son la anchura, altura, diámetro, código de carga y código de velocidad. El segundo paso es montar los neumáticos según las condiciones climatológicas, en este caso las ruedas de verano son las óptimas para la estación del año que está a punto de comenzar. Si la climatología lo permite se puede montar este tipo de ruedas durante todo el año, siempre y cuando la zona geográfica habitual se encuentre por encima de los 7 grados centígrados.

 

Cuando el clima no permita montar los neumáticos de verano durante todo el año se aconseja que se haga desde el mes de mayo hasta octubre. A pesar de ello, esta elección también depende del propio conductor y su zona geográfica. El mantenimiento de estas ruedas es imprescindible para obtener un rendimiento óptimo el mayor tiempo posible, por ello es aconsejable comprobar el dibujo para que siempre se encuentren por encima del mínimo legal de 1,6 milímetros. Sin embargo, los expertos aconsejan cambiar los neumáticos de verano cuando lleguen a los 3 mm. Finalmente, comprobar la presión de los neumáticos cada dos semanas es importante para mantener un rendimiento excelente en el vehículo.

 

Comentarios  

0 #1 Reynier Ochoa 27-04-2018 14:59
Muy buenos los articulos, felicidades por esta pagina que nos ayuda a todos y da para refrescar conocimientos.

Saludos.
Reynier.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...