¿Cómo transportan los coches fabricados en otros continentes? ¿Qué hacen una vez llegan al puerto? ¿Los revisan antes de mandarlos al concesionario o no? Lo cierto es que mandar vehículos de un continente a otro es un proceso logístico algo complejo en el que trabaja un gran equipo humano.

 

Los vehículos llegan en enormes buques

En España hay varias ciudades encargadas de recibir los vehículos importados como son Barcelona, Valencia, A Coruña o Málaga. A los amarres de sus puertos llega un enorme buque que alberga unos 6.000 vehículos (aproximadamente) procedentes de países asiáticos (Japón o Corea) o Latinoamericanos (México, principalmente). Existen empresas como AutoTerminal, responsables de cargar y descargar los vehículos que llegan no sólo en barcos, también en trenes y camiones.

A partir de la llegada el trabajo es duro y constante para terminarlo cuanto antes. Los estibadores están preparados cuando llega el barco, por lo que comienzan temprano con la descarga de los autos (previamente liberados de los amarres que los sujetaban al suelo de la cubierta). Este trabajo se ha de hacer con rapidez pero también con mucho cuidado, ya que los vehículos están aparcados unos de otros a escasos centímetros de distancia. Para ayudarles, un operario les hace indicaciones desde el exterior.

 

El desembarco puede durar unas doce horas

Tras el desembarco (que puede llegar a durar unas doce horas), los operarios se dirigen al primer punto de reunión a realizar una primera inspección y comprobar que no existen daños ni falta ningún accesorio (kits antipinchazos o ruedas de repuesto). También se retiran los ganchos para remolque y se verifica, con un lector de códigos, que el destino del vehículo es correcto. A partir de este momento ya es el puerto el responsable de los coches, que dispone de 45.000 plazas de aparcamiento para los mismos (estando 21.000 de ellas a cubierto).

En algunos casos estas ciudades españolas hacen de intermediarias y parte de los coches que se descargan en sus puertos tendrán otro destino después: otros países mediterráneos como Francia, Italia o los puertos de Amberes y Brujas (en Bélgica) para, desde allí, importarlos al resto de Europa.

 

Trayectos

Los barcos que llegan desde Asia pueden tardar unos 22 días en alcanzar un puerto español, siempre que las condiciones meteorológicas acompañen (si no podría retrasarse). Los buques que proceden de dicho continente entran en el Mediterráneo por el Canal de Suez, haciendo una primera escala en el puerto de Barcelona. Los navíos que llegan de México tardan una semana (o menos) en llegar a puertos españoles y únicamente han de cruzar el Atlántico para ello.

En caso de que España exporte vehículos a estos países, estos trayectos se realizarán a la inversa. Por lo general se suelen importar más vehículos del continente asiático que de México, por lo que cada mes pueden arribar a puertos españoles tres barcos desde Asia y uno del país azteca.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...