El mercado de coches de segunda mano de Alemania es el más grande de Europa, ya que en él la oferta es casi ilimitada. Si tienes pensado comprar un auto, pero no puedes permitirte uno nuevo y has pensado en uno de segunda mano, ¿te has planteado comprarlo en Alemania? Aunque surgen muchas dudas que pueden echar para atrás, se trata de una idea de lo más interesante, sobre todo si te decimos que puedes ahorrar hasta un 20% del precio total (según el modelo y el precio, puede suponer un ahorro de entre 2.000 y 4.000 euros, o más). A continuación te contamos varios datos que podrán interesarte y hacer que esta idea no parezca una locura.

 

Alemania, el mercado ideal para comprar un vehículo usado

En Alemania hay casi el doble de habitantes que en España (80 millones en comparación a los 45 de España), el porcentaje de paro es bajo y los salarios más altos. Cabe destacar que las grandes firmas de lujo como Audi, BMW y Mercedes están fundadas allí.

Los fabricantes, además, ofrecen a sus empleados descuentos del 30% y la ITV en este país se pasa por primera vez a los tres años. Con esa facilidad, los germanos renuevan su coche cada tres años (aproximadamente).

 

Cómo comprar un coche en Alemania, paso a paso

Es más económico viajar hasta Alemania y traer el coche conduciendo uno mismo que contratar una empresa de transportes que lo traiga o dejar esto en manos de la casa de coches, pero también es más cansado. Este es el proceso que hay que seguir para ello.

 

1. Buscar en Internet

Para buscar coches usados en Alemania hay que ser bastante preciso a la hora de realizar la búsqueda en Internet. La versión alemana de Autobild (autobild.de), así como la web Autoscout24.de pueden ser de gran ayuda. Una vez nos hayamos decantado por una página, hay que afinar bastante los criterios de búsqueda. Los que más nos interesan, claro está, son el tipo de vehículo que necesitamos o andamos buscando y el precio.

Escojas la que escojas, debes entrar en el apartado Gebrauchtwagenbörse (mercado de usados) e introducir en el buscador los criterios solicitados: marca, modelo, tipo de motor (diesel o gasolina), precio (entre un máximo y un mínimo) y kilometraje máximo. Aunque la web esté en alemán, estos apartados son similares a una web en español.

También habrás de indicar el 'Land' (estado donde lo estás buscando) y el PLZ o 'Postleitzahl' (código postal). En esta página puedes ver todos los códigos postales de Alemania. Restringe un poco los resultados de búsqueda, pero es mejor para no perder tiempo cuando viajemos a Alemania para recogerlo.

 

2. Viajar a Alemania

El viaje a Alemania tiene sus ventajas y desventajas. Y es que hacerse con unos billetes de avión sólo de ida es un poco caro, sobre todo si se va a hacer de un día para otro y no con unos meses de antelación. Para conseguir ahorrar un pellizco en ellos, hay aerolíneas baratas en las que poder llegar a nuestro destino, aunque algunas suelen hacer escala en Palma de Mallorca.

Una vez en nuestro destino, cuando hayamos localizado nuestro coche surgirá una duda: ¿cómo lo llevo hasta España? Si lo que quieres es disfrutarlo cuanto antes, puedes conducirlo tú mismo (haciendo las correspondientes paradas para descansar, ya que entre Múnich y Madrid hay 2.100 km) y planificando la ruta de regreso (autopistas, carreteras, gasolineras, hoteles, áreas de servicio…) en un navegador o con alguna aplicación para el móvil.

Sin embargo, para mayor comodidad siempre hay empresas de transporte que pueden traer el coche en un camión. Su precio ronda unos 500 euros y se recomienda contratar un seguro (por unos 100 euros más) para no llevarte un disgusto si llega con algún roce o desperfecto a las cinco o seis semanas (que es lo que pueden tardar en traerlo).


 

3. Localizar el auto

Para comprar un coche de segunda mano puedes acudir a algún comercio de coches de compra-venta, aunque se encuentran a las afueras de las grandes ciudades y para llegar, sin vehículo, puede ser algo difícil… Pero los centros oficiales (que pueden contar con más de 1.000 vehículos en stock) y los grandes concesionarios multimarca pueden tardar varios días en entregar el vehículo, por lo que si tienes prisa igual no te convienen…

Lo mejor es tener localizado el concesionario o comercio que te interese y el coche en cuestión (en caso de quedarte a hacer turismo unos días) o hasta algún chollo que algún particular pueda hacerte. Por si acaso, no olvides reservarte un plan B para la misma zona.

Si el auto que te interesa lo venden en algún lugar de compra-venta, no olvides que deben otorgarte una garantía mecánica de un año. Además, también deben informarte, por ley, de si el coche ha tenido accidentes o no. De hecho, en los carteles de los vehículos suele aparecer la palabra “Unfallfrei”, que significa “libre de accidentes” o “nicht”, que significa lo contrario.

 

4. Compra-venta del vehículo

Antes del viaje, debemos informarnos en la nuestra entidad bancaria de cuál será la mejor forma de pagar nuestro coche alemán. Puedes llevar el dinero en metálico (en billetes de 500 no se notará mucho), pero si no te fías, uno de los medios de pago más seguros es una transferencia Swift (y este proceso tarda entre 24 y 72 horas), y debes preguntar si tu banco está adherido a este sistema. Tampoco olvides llevar tu DNI (el pasaporte no vale ya que en él no figura tu dirección).

Otra cosa que deben hacer, obligatoriamente por ley, los centros de compra-venta al entregar un vehículo es pasar una inspección técnica de una entidad independiente para revisar los puntos esenciales que garantizan que el vehículo funciona correctamente, además de una prueba de emisiones de escape (que se hace en el mismo concesionario). En caso de comprar el coche a un particular, serás tú mismo quien tenga que encargarse de realizarle la ITV en un centro autorizado (Dekra, ADAC, TÜV, etc.), cuyo coste es de unos 100 euros. Un inconveniente: en estos centros no hay intérpretes para poder entendernos con los mecánicos.

También debes saber que en todo contrato de compra-venta de un coche en Alemania ya viene reflejado el IVA, por lo que no tendrás que pagarlo en España. El resto de trámites burocráticos por comprar un coche en Alemania se hacen en la correspondiente oficina de tráfico (Verkehrsamt) de la ciudad en la que lo hayas adquirido (en el siguiente punto explicamos la documentación necesaria). No olvides consultar los horarios porque hay grandes diferencias en sus horarios en todo el país… 

 

5. Documentación necesaria

En los sitios de compra-venta de coches, los gastos de gestoría ya van incluidos en el precio del vehículo, pero si lo compras a un particular tendrás que contratar estos servicios o bien hacerlos tú mismo. Estos son los documentos que hay que llevar a la oficina de matriculación (en alemán, Zulassungsstelle), además del correspondiente documento identificativo:

  • Certificado de haber superado la revisión general: 100 euros
  • Abgasuntersuchung (certificado de haber superado la revisión de gases): 30 euros.
  • Fahrzeugbrief (los papeles del coche).
  • Certificado internacional de seguro.
  • Versicherungsbestätitung (certificado del seguro temporal): 100 euros.
  • Para poder sacar el coche del país, hay que sacar unas placas de matrícula provisionales: cuestan unos 100 euros incluyendo los trámites y se hacen en unos cinco minutos. El plazo de vigencia de éstas (asociado al seguro temporal) viene en los laterales.
  • Contrato y ficha técnica. En los compra-venta seguramente te darán un Certificado de Conformidad de formato europeo, donde vienen especificadas todas las características técnicas del coche. Si no te lo otorgan, pídelo, porque si no tendrás que hacerlo en España. Hay dos opciones: o lo hacen en la estación de ITV (por unos 90 euros) o uno oficial emitido por el fabricante, pero será algo más caro y te puede retrasar los trámites.

 

6. Matricularlo en España

Al llegar a España, hay que matricularlo con las placas del país, puesto que las provisionales que lleva y el seguro paneuropeo con el que podrás circular únicamente tienen una validez de un mes. Para matricular un coche extranjero hay que acudir a la ITV con esta documentación:

  • La tarjeta de la ITV (con sus copias).
  • La factura original del coche y una traducción al español (aunque en Tráfico no lo especifican se recomienda que haya sido realizada por un intérprete jurado).
  • El justificante de haber pagado el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, cuyo precio lo especifica cada ayuntamiento.
  • La liquidación del Impuesto sobre determinados medios de transporte (realizada a través de Internet).
  • El impreso de solicitud de matriculación que se obtiene en Tráfico.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...