Las grandes ciudades sufren unos altos niveles de contaminación acústica debido al ruido de las obras en las calles, al bullicio que generamos las personas y, por supuesto, al ruido que generan los vehículos en general. Por ello, no es de extrañar que algunas administraciones (Tráfico, en este caso) se vean obligadas a regular ciertos ruidos para garantizar el descanso y así mejorar la salud de los ciudadanos.

Pero no sólo el mismo ruido del motor, los acelerones y frenazos hacen ruido: también el claxon, que usamos incorrectamente muy a menudo para saludar o cuando nos desesperamos o enfadamos (cuando otro coche obstaculiza la vía, cuando otro conductor hace una maniobra que pone en peligro nuestra seguridad, para avisar de que el semáforo ha cambiado a verde…).

Sin embargo, la función principal del claxon es solamente la de alertar de un peligro a otros conductores o usuarios de la vía y para evitar accidentes. Las especificaciones de su uso vienen reguladas en el art. 110 del Reglamento General de Circulación: prohíbe emplear señales acústicas estridentes sin un motivo reglamentario permitido, bajo multa de 80 euros.

También se prohíbe su uso si vemos en la calle una señal R-310, que podemos encontrar en zonas cercanas a hospitales o residencias de enfermos, salvo para prevenir accidentes. Se debe cumplir a partir del lugar en el que esté situada hasta la próxima señala de fin de prohibición de advertencias acústicas.

El artículo 11 del Reglamento General del Vehículo todo vehículo ha de disponer de un elemento que produzca señales acústicas que cumpla con los criterios establecidos reglamentariamente: la bocina o el claxon. En caso de no tenerlo, la policía puede multar a su propietario con 200€. Pero no puede utilizarse cuando uno quiera, de forma irresponsable.

 

Usos permitidos del claxon

  • Al circular por vías estrechas o con escasa o nula visibilidad, podemos (y debemos) tocar el claxon para prevenir cualquier colisión o accidente.
  • Aunque parezca extraño, también se puede usar la bocina cuando queremos avisar de nuestra intención de adelantar al conductor que circula delante.
  • Cuando nos vemos obligados a circular como vehículo prioritario en servicio de urgencia. En este caso habremos de conectar las luces de emergencia y tocar el claxon de forma intermitente, aunque también podemos optar por agitar un pañuelo por la ventanilla.

 

Sanciones por usar el claxon de forma indebida

Cuidado porque su uso indebido acarrea multas, así que olvídate de usarlo para saludar o cuando estés en un atasco y tengas prisa o para celebrar la victoria de tu equipo de fútbol. Estas son algunas de las multas que te pueden poner si tocas la bocina de forma indebida:

  • Utilizar señales acústicas de sonido estridente: 80 euros
  • Utilizar señales acústicas sin motivo reglamentariamente admitido: 80 euros.
  • No obedecer la señal de prohibido realizar señales acústicas (R-310): 80 euros.
  • Circular con un vehículo utilizando señales acústicas especiales sin tener carácter de vehículo prioritario, especial o de transporte especial: 200 euros.
  • Circular con un vehículo no prioritario con aparatos emisores de señales acústicas especiales: 200 euros.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...