Hoy en día, los indicadores del nivel de combustible son muy fiables y nos avisan con bastante antelación de que el depósito se está agotando. Es más, cuando alcanzamos la reserva, el auto nos alerta con una señal visual y con otra acústica. A pesar de ello, aunque no suele suceder muy a menudo, sí hay quien se queda 'tirado' en carretera por quedarse sin carburante. Si te ocurriera, ¿sabrías qué hacer?

 

Primera opción: llamar a la asistencia en carretera del seguro

Es difícil que nos quedemos sin combustible debido a un despiste (aunque a veces sucede, ya que nos confiamos demasiado apurando al máximo el depósito). Sin embargo, esto también puede deberse un fallo en el sistema de medición o que algún sistema esté mal calibrado (simplemente por soltarse o aflojarse la aguja del indicador).

Si nos quedamos sin combustible, se apaga el motor (y también la asistencia a la dirección y al frenado) y el vehículo sigue avanzando por inercia hasta detenerse por completo. Antes de que ocurra eso, debemos salir de la carretera para poder detener el coche en un lugar seguro. Después hemos de colocarnos el chaleco reflectante y señalizar nuestra presencia con los triángulos.

Si tu póliza de seguro te cubre este hecho, lo primero que puedes y debes hacer es llamar a la asistencia en carretera del mismo. En caso de que lo cubra, sigue las indicaciones que te faciliten por teléfono, aunque lo normal es que te manden una grúa para acercarte a una gasolinera.

 

Repostar combustible con el depósito vacío

Si tu seguro no cubre esta incidencia, tendrás que desplazarte por tus propios medios hasta la gasolinera más cercana: a pie, llamar a algún familiar o amigo (en caso de estar cerca de sus domicilios) o llamar a la grúa (que tendrás que pagar) para que te acerque.

Una vez hayas llegado a la estación de servicio tienes dos opciones. La primera, si has ido sin tu coche, es comprar combustible, utilizando un recipiente homologado para transportar gasolina o diésel (cuidado con esto porque hay diferentes requisitos de seguridad para cada tipo de carburante). La segunda opción (si conseguiste llegar con el coche) directamente será repostar, pero hay que tener cuidado con el tipo de combustible que gasta tu coche.

 

¿Es lo mismo quedarse sin gasolina que sin diésel?

Por desgracia no es lo mismo. Los coches de gasolina pueden repostar con el depósito totalmente vacío, arrancar y marcharse sin ningún problema. Pero en el caso de los vehículos diésel, hay que tener en cuenta las impurezas que se acumulan en el fondo del depósito, ya que pueden obstruir los inyectores si nos quedamos sin una sola gota de carburante.

En caso de que estén atascados, hay que llevar el coche al taller para su sustitución. Pero hoy en día existen gasóleos de alta calidad (algo más caros) a los que se les añaden diversos aditivos y detergentes para eliminar las impurezas y mantener limpio el depósito, el circuito y el motor.

 

Si me quedo sin combustible en carretera, ¿pueden multarme?

Es una duda bastante habitual pero no, no nos pueden sancionar por quedarnos sin combustible aunque sí por estacionar en un sitio prohibido y que pueda poner en riesgo nuestra seguridad y la del resto de conductores. Dicha multa asciende a 200 euros (sin retirada de puntos). Si, además de ello, no señalizamos correctamente el vehículo (con los correspondientes triángulos) o no nos ponemos el chaleco reflectante, se añaden 80 euros más a la multa. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...