En gran parte del mundo se circula por el lado derecho de la carretera, aunque el volante se encuentra situado a la izquierda. En los países por los que se circula por el lado izquierdo de la vía, en cambio, el volante del auto está a la derecha. Hay a quien le puede parecer curioso: ¿por qué conducimos del lado contrario a donde se encuentra el volante?

 

Se gana mayor visibilidad

Puede parecer una simple coincidencia o, quizá, hasta toda una simpleza, pero realmente esto es así por practicidad. La razón no es otra que conseguir tener mayor visibilidad en las maniobras cuando circulamos y ver mucho mejor y con mayor facilidad el tráfico que se acerca a nosotros en una intersección o en una glorieta.

Pensemos por un momento: si tenemos el volante a la izquierda circulando por la derecha, en un cruce veríamos directamente el tráfico que se acerca por nuestra izquierda. En caso de estar sentados en el otro lado (a la derecha), llevar a alguien de copiloto a nuestra izquierda podría entorpecernos la visión. Del mismo modo, en el caso de ir circulando por la izquierda, en una intersección podremos ver los coches que se aproximan por nuestra derecha.

 

Un repaso a la historia de la conducción

Antiguamente, los conductores de coches de caballos para el transporte ya circulaban por la derecha sentándose en la parte izquierda del carruaje, para manejar mejor el látigo con la mano derecha. Así, al circular por la derecha, si se cruzaban dos carruajes en un camino, ambos chóferes podían maniobrar con mayor facilidad.  

No se sabe si por una pura casualidad o por facilitar la visibilidad del conductor, la factoría norteamericana Ford popularizó hace décadas (a primeros del siglo XX) su modelo T con el volante a la izquierda para circular por la derecha en una época en la que no había ninguna norma que estableciera cómo debía ser un coche ni por dónde debían circular. Finalmente, este vehículo acabó popularizando otro modo de circular, estandarizado en gran parte del mundo a día de hoy.

Este breve recorrido por la historia de la conducción nos indica que percibimos como algo eminentemente práctico el hecho de circular por la derecha. Además, siendo la mayoría de la población diestra, es mucho más sencillo manejar un cambio de marchas con esta mano, por lo que necesariamente es bastante más fácil hacerlo estando sentados a la izquierda. Eso sí, para los zurdos quizá sea algo más complicado.

 

Pero el circular por la derecha no significa que el modelo “británico” (y el de sus actuales colonias) sea peor. Simplemente es diferente. Ambas maneras de circular se popularizaron por costumbre. Si vas a viajar a un país donde circulan por la izquierda, no te pongas nervioso, presta atención y pon en práctica estos consejos.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...