A la hora de comprar un coche nuevo, la marca da a elegir entre una rueda de repuesto de tamaño normal, otra de emergencia (conocida también como rueda de galleta) o un kit antipinchazos. Y cada vez son más los fabricantes que ofrecen de serie este kit en lugar de una rueda de repuesto, puesto que ocupan menos espacio en el maletero, pesan menos y gastan menos combustible, además de que para el fabricante el coste es menor también. Pero, ¿qué escoger: la clásica rueda de repuesto o un kit antipinchazos?

 

¿Rueda de repuesto o kit antipinchazos?

Lo cierto es que estamos bastante más habituados a cambiar la rueda cuando tenemos un pinchazo, además de que es lo más seguro y te dará menos problemas cuando reinicies la marcha. Eso sí: es mejor utilizar una rueda de repuesto de tamaño normal y comprobar su presión de cuando en cuando porque nunca se sabe cuándo tendremos que hacer uso de ella.

Otra de las ventajas de llevar una rueda de repuesto de emergencia en el coche es el hecho de que nos aseguramos de poder circular tras una avería en el neumático: no sólo pinchazos, también roturas o reventones.

No obstante, hay que tener en cuenta que la rueda de tamaño normal no siempre puede acoplarse en un auto debido a su tamaño. Un ejemplo de ello son los coches deportivos o los híbridos y eléctricos (cuyas baterías no dejan suficiente espacio para este neumático).

El kit antipinchazos, por el contrario, solamente sirve para solucionar el pinchazo. Con éste no hay que hacer fuerza para quitar o poner la rueda, pero hay que tener en cuenta que son algo lentos para hinchar el neumático y que la espuma sellante tiene una caducidad de cuatro años desde su fabricación. Su reposición puede costar sobre 50 euros y cuando llegues a un taller hay que reparar el neumático, con lo cual puede salir más caro.

 

Cómo utilizar el kit antipinchazos

Si tienes un pinchazo en carretera, lo primero que hay que hacer es advertirlo a los demás conductores activando las luces de emergencia y buscar un lugar seguro para parar el auto, como un arcén, por ejemplo. No olvides ponerte el chaleco reflectante y señalizar la presencia de tu vehículo con los triángulos de emergencia. En caso de que la vía no tenga ningún lugar seguro para poder hacer una parada y hacer la reparación del neumático, es mejor llamar a un servicio de asistencia. 

Hay kits antipinchazos que funcionan de modo manual y otros que son automáticos. En el caso de los manuales, hay que conectar el bote de espuma sellante a la válvula del neumático con un tubo y vaciar el contenido en el interior de la rueda. Después hay que desconectar el tubo de la válvula e hinchar la rueda con el compresor. 

En el caso de los kits automáticos, es el mismo compresor el que introduce la espuma sellante en el neumático, así como el aire para hinchar la rueda, hasta que ésta alcance la presión adecuada. 

Por seguridad, tras recorrer unos cuantos kilómetros se recomienda realizar una parada para comprar si el neumático ha perdido presión o no. 

 

Comentarios  

0 #1 [email protected] 25-06-2018 05:07
Amigos de Todo mecánica, ¿cómo realmente se usa el kit reparador de pinchazos?
No solamente habrá que conectar la tropa. Antes, se debe agitar el envase lo suficiente como para elevar su presión a unas 35 psi no?

Juanpi.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...