Antes de comercializar un vehículo, los fabricantes realizan pruebas de contaminación en los laboratorios de la factoría para comprobar que no supera las emisiones contaminantes que marque la legislación y los planes para proteger el medio ambiente. 

Tras el escándalo de las emisiones del Grupo Volkswagen (que también salpicó a algunos modelos de Seat), la Unión Europea decidió aumentar las pruebas para asegurarse que ninguna marca más disimulaba las emisiones como hacía el grupo alemán. Así, las pruebas en laboratorio no eran suficientes: también habría que hacer pruebas en la calle. 

Y es que no es lo mismo una prueba de contaminación en el laboratorio que una prueba en conducción real. Hay diferencias, y bastante obvias, ya que del consumo homologado al consumo real hay cambios importantes (aumentan ligeramente en la realidad). Y lo mismo ocurre con las emisiones contaminantes.  

La Unión Europea encargó a los países miembros distintos estudios en unos 30 coches homologados. El Ministerio de Industria se puso manos a la obra, comenzando las pruebas en diciembre de 2015, que se prolongaron hasta agosto de 2016. Aunque en principio debían analizar 30 modelos de vehículos, finalmente las pruebas en conducción real sólo se realizaron a 16 vehículos (por motivos presupuestarios), todos ellos diesel

 

Pleno: 16 suspensos… de 16

El resultado fue más que sorprendente: los 16 vehículos analizados suspendieron la prueba. El informe afirma que todos ellos superaron los límites permitidos de emisiones contaminantes por la Unión Europea (con valores que oscilan entre 1’8 y 12’6 veces superior a lo establecido), fijados por la normativa Euro 5 y Euro 6, si bien en su día sí superaron las pruebas en el laboratorio. 

En España, las marcas que salieron peor paradas en dichos análisis fueron SsangYong, Nissan, Volvo, Seat y Ford. Parece ser que los fabricantes se han aprovechado bastante de la normativa actual, algo “floja”, para no cumplir con los límites impuestos por la Unión Europea, que se endureció confirmando que, para poder homologar un coche nuevo, además de hacer la prueba en laboratorio, serán obligatorias las pruebas de conducción real. La falta de colaboración para la investigación y para endurecer las reglas anti-contaminación por parte del Gobierno e industrias podría traer un expediente sancionador (se trataría ya del segundo).

SsangYong y Nissan se justificaron ante el correspondiente Ministerio argumentando que los dispositivos utilizados para reducir los gases contaminantes se desactivan cuando la temperatura ambiente no se encuentra en unos márgenes concretos. Respuesta que pareció bastar al Gobierno, pero que deja algunas incógnitas…

 

Los 16 analizados

Estos fueron los 16 coches revisados en España que superaron los límites de contaminación:

  1. Ford Fiesta 1.5 TDCi 55 kW (Euro 5)
  2. Ford Fiesta 1.6 TDCi 70 kW (Euro 5)
  3. Ford Fiesta 1.5 TDCi 70 kW (Euro 6)
  4. Nissan Qashqai 1.5 dCi (Euro 5)
  5. Nissan Juke 1.5 dCi (Euro 5)
  6. Nissan Qashqai 1.5 dCi (Euro 6)
  7. Nissan Juke 1.5 dCi (Euro 6)
  8. Seat León 2.0 TDI 125 kW (Euro 5)
  9. Seat Altea 1.6 TDI 77 kW (Euro 5)
  10. Seat León FR 2.0 TDI 110 kW (Euro 5)
  11. Seat León 1.6 TDI 81 kW (Euro 6)
  12. Seat Ibiza 1.4 TDI 66 kW (Euro 6)
  13. SsangYong Tivoli D16T 85 kW (Euro 6)
  14. Volvo S60 2.0d 100 kW (Euro 5)
  15. Volvo XC60 2.0d 110 kW (Euro 6)
  16. Volvo V60 2.0d 110 kW (Euro 6)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...