Las estafas a las aseguradoras no son nada nuevo. Miles de personas inventan alguna argucia y se las ingenian para cobrar algunos cientos o miles de euros del seguro. El Barómetro sobre el Fraude en el Seguro de Autos elaborado por Linea Directa señala que desde 2009, debido a la crisis económica, los intentos de estafa a las compañías de seguros han aumentado un 30% en España. Un fraude que se traduce en una cifra que roza los 1.200 millones de euros.

Seguro que a más de uno rayar el coche o tener un golpe no le parece nada divertido. En algunos casos, cuando esto ocurre, nos ponemos nerviosos, ¿verdad? Pues, aunque parezca increíble, hay personas que hacen todo esto y más a caso hecho para cobrar del seguro. 

Argucias comunes y bandas organizadas

Algunas de las artimañas más comunes son: rayar o romper algún cristal para decir que ha sido otra persona la que lo ha hecho; golpear el lateral del coche contra la columna de un parking o del garaje; presentar partes de lesiones irreversibles en el centro médico o en la mutua (aunque no haya habido daños físicos que realmente comprometan la salud) y, los más astutos se las ingenian para convertir una avería en un siniestro. 

Otro engaño bastante común es declarar daños ajenos a un siniestro real en el parte de accidente y otra de las estafas más conocidas es el famoso timo de la rotonda, que consiste en provocar un accidente en una glorieta conduciendo más despacio o con un despiste a caso hecho para cobrar el seguro. 

Aunque estas personas que actúan de manera individual no preocupan tanto a las aseguradoras como las bandas organizadas, en las que muchas veces encontramos profesionales como abogados, peritos, médicos, mecánicos de talleres de reparación… En estos casos, una o más personas provocan un accidente con el coche. Posteriormente, un falso médico (o en ocasiones un doctor de verdad) hace partes falsos para repartirse la cantidad cobrada entre todos los que participen en la estafa. Lo mismo ocurre con peritos y abogados, que falsean los informes y documentos del accidente. 

 

Los jóvenes parados, los que más defraudan

El informe también indica que en 2014, seis de cada 10 partes que llegaron a las compañías de seguros de coches eran un fraude, ¡más de un 50 por ciento! Esta cifra indica que, los intentos de engaño desde 2009 se han multiplicado por 3,5. De ahí los casi 1.200 millones de euros que tienen que pagar los seguros por esta clase de tretas. Con ese dinero podrían asegurarse todos los coches que se venden en España durante tres años. 

Estas estafas también tienen repercusiones para el resto de asegurados de una compañía: pagan anualmente más de un 10% en su póliza de seguro de automóvil por culpa de estos timadores. En cuanto a los vehículos con los que más se engaña a los seguros, encontramos que un 95% son coches y el 5% restante motos. 

También hay épocas del año en que son más frecuentes esta clase de timos. Los meses que más estafas registran son el de enero y aquellos previos a las vacaciones estivales: mayo, junio y julio. ¿Quién tima más? El perfil del estafador es el de un hombre joven, menor de 26 años, en situación de desempleo o con un empleo precario y mal pagado (que representan un 35,8% total del fraude), seguidos de empresas con flotas de coches (PYMES especialmente que constituyen un 27,5%). Las mujeres, en cambio, suelen fingir más lesiones.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...