La compra de un vehículo nuevo es el sueño y objetivo de muchas personas, si bien hay hábitos que se están implantando con bastante fuerza, como compartir coche (a través de plataformas como Uber o BlaBlaCar) o de modalidades como el renting (alquiler de coches). 

Pero a la hora de acudir al concesionario para comprar un auto, además de la garantía del nuevo vehículo, el consumidor tiene una serie de derechos, tanto de la compra del vehículo como de las revisiones y reparaciones que se llevan a cabo en el taller que seguro que desconoce la mayoría de la población. 

 Algunos datos

Durante los cinco primeros años de vida, el coche concentra más de la mitad de las visitas al taller, aunque son sobre todo revisiones, pero también se producen desperfectos de mecánica, carrocería y neumáticos que es conveniente revisar bien por nuestra seguridad y la de los demás conductores y usuarios de la vía. 

También se estima que un coche pierde el 50% de su valor a los cuatro años. A partir del sexto la depreciación es más suave: la caída de su valor residual se sitúa en un 5% anual. Cuando cumple 10 años, el automóvil sólo tiene un 13% de su valor original.

 

Garantía legal

La garantía legal de un coche nuevo tiene una cobertura de dos años sin límite de kilometraje. En ese periodo de dos años, el vendedor o el fabricante se responsabiliza de los defectos de fábrica que pueda presentar el coche (denominados por la ley como faltas de conformidad con el contrato).

Los defectos de fábrica deben reclamarse durante los primeros seis meses desde la entrega del vehículo, informando al vendedor en el plazo de dos meses. Pasado ese tiempo será muy difícil demostrar que el defecto es de fabricación y no debido al uso del vehículo y será imprescindible que el demandante presente un informe pericial para aclararlo. Así, dicha garantía no cubriría las averías surgidas por el mal uso o la falta de mantenimiento.

Si el coche sufre una avería que cubre la garantía, el tiempo que permanezca en el taller no cuenta como periodo de garantía, añadiéndose éste a la fecha original de finalización de la garantía. Para hacer esto, habrá que solicitar un resguardo con la fecha de entrega y devolución del auto, además del informe de la reparación efectuada.

Del mismo modo, los fabricantes y/o concesionarios ofrecen la posibilidad de ampliar la garantía adaptándose a las necesidades del consumidor, pagando una cierta cantidad de dinero. Por lo general se suelen ofrecer más coberturas como la asistencia en carretera, vehículo de sustitución o la cobertura de mantenimiento. Son pocos los casos en los que la cobertura de la garantía se reduce, aunque existen. 

 

Garantía de las reparaciones

Al comprar un coche, el consumidor no sólo disfruta de los derechos de la casa. También puede beneficiarse de la garantía cada vez que tiene que acudir a un taller, ya sea para repararlo o para realizar las correspondientes y obligatorias revisiones de mantenimiento.

Todas las reparaciones que estén cubiertas con esta garantía legal cuentan con una garantía adicional de seis meses. Así, algunas averías reparadas anteriormente pueden estar garantizadas aunque el plazo de los dos años de garantía legal haya expirado. Fuera de dicho periodo, las reparaciones están garantizadas por el taller durante tres meses o 2.000 kilómetros.

¿Qué ocurre si llevo mi coche a un taller independiente durante el periodo de garantía? Nada. No perderías la garantía legal. Puedes llevarlo con total tranquilidad a un taller que no sea el de la casa y realizar la reparación con recambios de otras marcas, atendiendo siempre a las recomendaciones del fabricante.

Lo más recomendable es estudiar y comparar todas las opciones de garantía que nos ofrezcan los fabricantes y concesionarios antes de efectuar la compra, además de conocer muy bien todas sus coberturas.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...