Seguro que en alguna ocasión has ido a arrancar el coche porque tenías que ir a algún sitio, y de repente, el coche no arranca. Te ha tocado llamado a la grúa o algún amigo para que te dejara las pinzas y arrancar el coche.

Realmente esto es algo bastante más común de lo que debería de ser, ya que uno de los grandes componentes olvidados, es la batería. Este pequeño, pero esencial componente del automóvil es el encargado de arrancar el vehículo y suministrar energía a las luces, radio y todo aquello que necesite energía eléctrica.

 

Podemos diferenciar 5 tipos distintos de baterías para coche:

1)    Batería de celdas húmedas: este tipo de baterías son las más comunes hoy día ya que su precio es bastante económico. Utilizan unas placas que están suspendidas libremente. Estas placas están aisladas unas de otras. La placa negativa está completamente sellada en una zona a parte. Una de sus grandes ventajas es que no requieren ningún tipo de mantenimiento y están completamente selladas. Estas baterías suelen tener un precio a partir de 40 €, de ahí para arriba.

2)    Batería de calcio: son, como en el caso de la batería de celdas húmedas, también muy comunes. Sus placas están hechas de una aleación de calcio que reduce el fluido que pierde dicha batería, provocando así que el ratio de auto-descarga disminuya. Recordar que, en caso de sobrecargarlas mucho, pueden llegar a sufrir daños. Suelen tener un precio inferior a 80 €, ya que como hemos dicho anteriormente, son muy comunes. Estas baterías tampoco tienen ningún tipo de mantenimiento, únicamente estar al tanto de no sobrecargarlas.

3)    Batería VRLA (Gel y AGM): el significado de sus siglas es “Valve regulated Lead Acid”, o lo que viene siendo lo mismo, válvulas de seguridad presurizadas que se encuentran en la caja de la batería. Una de sus grandes ventajas es que no puede perder líquidos, ya que el gas está presurizado en estado líquido. Dentro de las baterías VRLA podemos encontrar 2 sub-tipos, los de Gel y AGM.
Las baterías de Gel usan silicona para hacer el ácido más sólido, como si de un gel se tratara, por otro lado, las baterías AGM en vez de usar agua o gel, utilizan un separador de fibra de vidrio para mantener el electrolito en su lugar correspondiente, provocando así que la resistencia interna sea muy baja.
Por norma general, el precio de este tipo de baterías oscila entre los 40 y los 250 €, dependiendo de la marca.

4)    Baterías de ciclo profundo: son aquellas que suministran energía durante un largo tiempo y suelen ser utilizadas en los coches eléctricos. Sus placas son más gruesas y hacen que se aumente la capacidad de carga de las mismas. Estas baterías son caras, comenzando los precios a partir de 150 €.

5)    Baterías de Iones de Litio: este tipo de baterías son las que llevan la mayoría de coches de alta gama, ediciones limitadas o coches eléctricos, ya que proporcionan una gran autonomía al vehículo. Sus características más destacables es que son muy ligeras y bastante caras, su precio comienza a partir de 800 €.



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...