Hace poco que escribimos el artículo “Las herramientas del buen mecánico”, en el que exponíamos aquellas herramientas básicas necesarias para aquellas personas que tienen un taller de mecánica o hacen arreglos por su cuenta.

En ocasiones, no hace falta acudir a un profesional si somos un poco manitas, ya que, con tutoriales por internet, entusiasmo y un poco de esfuerzo, podemos llevar a cabo nosotros mismos algunas reparaciones, gastándonos el menor presupuesto posible.

 

Cuando hablamos de reparaciones hay que tener en cuenta que pueden ser de distintos niveles. Por ejemplo, existen ciertas reparaciones que son relativamente sencillas de realizar como:

-    Reparar abolladuras con un secador de pelo (ese secador que tenemos todos en casa):

1-    Limpiamos la zona del golpe utilizando microfibra con solvente especial para quitar la mugre y grasa, aguarrás o diluyente.
2-    Coger 1 o 2 secadores de pelo de casa y calentar la abolladura. Cuando comience a subir la temperatura empujamos para sacar el golpe, tomando así la carrocería su forma original.
3-    Finalmente, retocamos la zona afectada con pintura original y el acabado será como el de un profesional.

-    Reparación de vidrio astillado:

1-    Limpiamos la ventana de vetas y residuos con limpiador de vidrio. Posteriormente limpiamos las manchas y suciedad del cristal con toallas de papel o papel de periódico y dejamos secar al aire libre.
2-    Utiliza un kit de reparación a base de resina (que venga en jeringa). Desenvuelve el paquete y centra el disco adhesivo que será sostenido por el pedestal a la grieta del cristal. Se deberá de realizar una pequeña perforación en el disco adhesivo, luego se quita el revestimiento de un lado del disco y se presiona sobre el cristal. Asegúrate de que el pedestal en el disco esté orientado hacia arriba de manera que la jeringa se pueda insertar en su lugar.
3-    Ahora insertamos la jeringa en el pedestal que está conectado al disco. Giramos la jeringa hacia la derecha hasta que encaje en su lugar dentro del pedestal.
4-    Subimos el émbolo hacia arriba para así aspirar las burbujas de aire desde la grieta, posteriormente soltamos. Debemos de repetir este mismo paso por lo menos 10 veces o hasta que desaparezcan todas las burbujas de aire.
5-    Para terminar, dejamos nuestro vehículo al aire libre durante unos 30 minutos para que el compuesto de la reparación surja efecto. Posteriormente limpiamos todo aquel exceso de compuesto de vidrio con una toalla húmeda.

Al igual que existen reparaciones fáciles, también podemos encontrar otros tipos de reparaciones más complejas, pero se pueden llevar a cabo de forma autónoma como por ejemplo la reparación de carrocerías utilizando un cierto tipo de soldador.

Indagando por internet, además de tutoriales, hemos encontrado una web que dispone de todo tipo de herramientas, incluyendo soldadores TIG. Aunque la elección de este tipo de herramienta no es fácil, aquí se podrá conseguir toda la información necesaria para escoger el más adecuado para el trabajo que vamos a realizar.



El uso de la soldadura TIG es cada vez más abundante gracias a su acabado. Tiene como ventaja poder unir piezas de metal de forma fácil y efectiva haciendo uso del gas inerte, proporcionando una gran seguridad ya que es un gas no reactivo.

Para reparar en casa la carrocería de nuestro coche mediante soldadoras TIG deberemos de seguir los siguientes pasos:

1)    Antes de nada, usar ropa gruesa, guantes gruesos, gafas protectoras y una máscara de soldadura para protegerse de las chispas y el calor de la soldadura.
2)    Sostenemos la antorcha en un ángulo de 70 grados sobre la superficie que vamos a soldar (el tungsteno no debe tocar el metal). Luego encendemos la antorcha de soldadura. Dejamos que se derrita la superficie del metal, creando así un charco de soldadura de aproximadamente 0,63 cm de ancho.
3)    Finalmente movemos el soldador TIG a través de la superficie del metal y añadimos metal de relleno al baño de soldadura. Cuando ya se haya cubierto toda la superficie del metal, empujamos la máquina de soldadura lejos de la superficie del metal, terminando el arco entre el soldador y el metal.

La soldadura TIG tiene muchas ventajas como:

-    No se necesita de fundente y no hay necesidad de limpiar los pases de la soldadura.
-    Soldadura muy fuerte, resistente a la corrosión y más dúctiles que las realizadas con electrodos convencionales.
-    Soldadura homogénea, de buena apariencia y con un acabado completamente liso.
-    Área de soldadura claramente visible.
-    Menos distorsión y mayor facilidad de soldadura en metales de alta conductividad térmica y metales aleados.
-    Soldaduras de alta calidad en todas las posiciones, sin distorsión.

Igualmente, en caso de querer realizar algún tipo de reparación más compleja, siempre está la opción (y recomendación) de pedir ayuda a un mecánico profesional.

Comentarios  

0 #1 Lsj 27-07-2016 17:48
Bien
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...