En muchas ocasiones no somos conscientes del daño que le hacemos a nuestro coche al hacer determinadas maniobras o (algo muy típico) acelerar bruscamente de 0 cuando estamos parados en el semáforo. Nos sólo estamos obligando al coche a hacer un esfuerzo no necesario, sino que encima estamos malgastando gasolina y expulsando una gran cantidad de emisiones CO2.

Justamente por esto mismo, hoy vamos a dar una serie de claves o consejos para que nuestra conducción sea mucho más eficiente.


1)    Arranque y puesta en marcha: tenemos que tener en cuenta que cuando vayamos a arrancar el coche, no debemos de pisar el acelerador. En los motores de gasolina debemos de iniciar la marcha justamente después del arranque, mientras que, en los motores diésel, debemos de esperar unos segundos antes de comenzar la marcha. Esto mismo hará que ahorremos combustible.

2)    La primera marcha: sólo se tiene que utilizar para iniciar a moverse y se debe de cambiar a segunda tras dos segundos o seis metros aproximadamente. Esto también dependerá del vehículo que tengas y su potencia.

3)    Aceleración y cambios de marchas:
•    Revoluciones:
-    Motos gasolina: entre 2000 y 25000 rpm
-    Motores diésel: entre 1500 y 2000 rpm
•    Velocidad:
-    2 marcha: a los 2 seg. O 6 metros
-    3 marcha: a partir de unos 30 km/h
-    4 marcha: a partir de unos 40 km/h
-    5 marcha: por encima de unos 50 km/h
•    Es muy importante tener en cuenta que debemos de acelerar tras la realización del cambio de marchas.

4)    Marchas largas: este tipo de marchas son imprescindibles para gastar menos carburante. Esto mismo se debe de usar, siempre que se pueda, a pocas revoluciones con el acelerador medio pisado. Recuerda que es más conveniente circular con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas costar con el acelerador menos pisado, ya que el coche, en marchas largas y a bajas revoluciones, consume menos.

5)    Velocidad a la hora de circular: lo conveniente es que la velocidad sea lo más uniforme posible, por ello debemos de buscar la fluidez en la circulación, evitando en la medida de lo posible los frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios. Este punto es una de los más importante para ahorrar tanto en emisiones de CO2 como en carburante. El consumo de carburante aumenta en función de la velocidad elevada al cuadrado. Ej: un aumento del 20% en la velocidad (de 100 a 120 km/h), significa un aumento del 44% en el consumo (de 8/100 km a 11,5/100 km).

6)    Deceleración: debemos de levantar el pie del acelerador y dejar rodas el vehículo con la marcha engranada. También debemos de frenar de forma sueva y paulatina, y en caso de frenar en cuesta, si es posible, simplemente soltamos el acelerador y dejamos rodar el vehículo. Por inercia, el coche frenará por el rozamiento de la calzada.

7)    Anticipación: en todo momento tenemos que estar atentos de todo lo que sucede en la vía, tanto en la propia carretera como en la acera, ya que nunca se sabe que puede pasar. Otro aspecto importante son los otros conductores, de manera que también debemos de estar atentos a las acciones de los otros conductores, para así poder prevenir accidentes. Recordar, siempre mantener una distancia de seguridad suficiente para adelantarse a las acciones de otros conductores.

8)    Paradas: es recomendable apagar el motor del coche en aquellas paradas prolongadas superiores a 60 segundos.

9)    Funcionalidades del coche: si vamos a realizar un viaje, recordar que tener las ventanillas bajadas hace que nuestro vehículo consuma más gasolina y tenga menos estabilidad. Es recomendable usar el aire acondicionado o la ventilación del vehículo al mínimo, ya que esto mismo hará que el consumo sea menor.

10)    Recuerda, circular en cualquier marcha, sin pisar el acelerador, y por encima de 15000 rpm o unos 20 km/h el consumo es nulo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...