Elegir el momento más adecuado para poner en venta nuestro vehículo es tan importante o más que encontrar el lugar idóneo donde vender el coche, ya que, dependiendo de este, podremos obtener un mayor o menor beneficio en la transacción. Y es que conforme usamos nuestro automóvil, y pasan los años, su valor en el mercado va disminuyendo; se calcula que un vehículo se deprecia un 18% en su primer año, un 10% anual durante sus seis años posteriores y un 5% anual a partir del octavo año. Teniendo esto en cuenta, si nuestro coche tuviera 8 años, hoy valdría un 83% menos de lo que nos costó en 2007.

Hay factores que influyen irremediablemente en la depreciación de un vehículo, y afectarán, por tanto, al precio de venta final que queramos poner a nuestro automóvil. Así, la edad (obtenida a partir del año de primera matriculación), los kilómetros, el tipo de combustible (los coches diésel están mejor considerados que los de gasolina) y las fluctuaciones del mercado automovilístico, contribuyen al decrecimiento del precio de nuestro vehículo. Mientras que otros elementos como el mantenimiento y cuidado del coche están más en nuestras manos; es evidente que cuanto mejor cuidemos nuestro automóvil menor será la pérdida de valor del mismo.

Por esta razón, es importante decidir bien cuál es el momento idóneo para poner en venta nuestro coche. Sin lugar a dudas, encontrar la ocasión perfecta para deshacerse de un vehículo, que podríamos seguir usando o no, pero que si lo ponemos en ese momento en el mercado puede reportarnos una mayor rentabilidad, es la clave del éxito en la compraventa de coches usados. Para llegar a este punto, es muy recomendable tasar nuestro automóvil cada cierto tiempo. En internet lo puedes hacer cuando quieras de manera online, pero si buscas una valoración más detallada puedes acudir a un profesional, el cual además podrá asesorarte mejor sobre el momento idóneo para deshacerte de tu coche por un precio justo.

Una vez hayas decidido cuándo poner en venta tu vehículo, y antes de hacerlo, debes prepararte también para presentarlo. Una buena impresión te abre las puertas a mejores compradores dispuestos a pagar un poco más. Así, lo primero que has de hacer es limpiar a fondo tu vehículo, por dentro y por fuera, y elimina los olores. Ayúdate de tu seguro y repara abolladuras o arañazos, así como las lunas y espejos dañados. Si no deseas gastar más dinero, acude a un desguace para conseguir repuestos para las partes visibles de tu coche que estén más deterioradas. Y por último, y no menos importante, asegúrate que todo funciona correctamente; acércate a tu mecánico de confianza y hazle una buena puesta a punto a tu automóvil. De esta forma, aumentarás el valor de tu coche y lo podrás vender a un precio más alto. ¿Sabes ya si ha llegado el momento de vender el tuyo?

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...