La radiación solar destruye la pintura con el paso del tiempo, pero no toda la pintura se ve afectada por igual y algunos colores resisten mejor los efectos de la radiación solar. A la larga, muchos coches pierden su brillo exterior y aparecen manchas o decoloración en la pintura, lo que le da un aspecto poco atractivo y envejecido. El clima tiene mucho que ver con este deterioro progresivo, y en verano el sol es el principal culpable.

 

Es posible renovar la capa de laca

La pintura de los coches modernos cuenta con una eficaz protección externa consistente en barnices y esmaltes especiales que, entre otras cosas, filtran los rayos del sol. Pero esta capa protectora puede debilitarse con el tiempo y acabar perdiendo su eficacia, dejando los componentes y los pigmentos expuestos y, finalmente, decolorados.

Una de las principales razones de la pérdida de esta capa protectora es la exposición prolongada a diversos agentes atmosféricos. Sin embargo, el desgaste acelerado debido a la acción repetida de los túneles de lavado también contribuye. A largo plazo, el rozamiento de los cepillos y la acción de los productos de limpieza habituales, que contienen elementos corrosivos como la sal y el cloro, también pueden deteriorar la pintura.

La primera medida de precaución para mantener la pintura del coche en buen estado es evitar, en la medida de lo posible, la exposición a cambios bruscos de temperatura y a condiciones climáticas extremas, como el sol fuerte en verano o el hielo y la nieve en invierno. Guardar el coche en un garaje, bajo un cobertizo o protegido por una cubierta ayudará a conservar la pintura con el paso del tiempo.

Qué colores de carrocería se desgastan antes

Los daños en un acabado de laca expuesto al sol durante un largo periodo de tiempo son causados por un proceso conocido como caleo. Este es un efecto causado por las altas temperaturas que destruyen gradualmente los componentes químicos. La intensidad de los daños puede variar en función del color del coche.

El fenómeno es más pronunciado en las llamadas pinturas opacas y mates y también se acelera cuando los pigmentos son orgánicos, por ejemplo en tonos rojos, naranjas o amarillos. Además, los daños también varían en función de la zona de la carrocería, siendo el capó y el techo los más afectados, ya que estas zonas están más expuestas a los rayos UV del sol.

Independientemente de la intensidad de los rayos UV, algunos colores son más susceptibles a la decoloración en general. En este sentido, como hemos mencionado, la pintura roja suele ser la que más rápido pierde su color original.

Para entender por qué, primero debemos comprender que la luz viene en un espectro de longitudes de onda, y la forma en que un material absorbe y refleja estas longitudes de onda determina el color que percibimos.

El color rojo que más sufre el sol

Cada color tiene una longitud de onda específica y la pintura de color está diseñada para absorber todas las longitudes de onda excepto la específica o las asociadas a su combinación de colores.

Entonces, ¿por qué el color rojo destiñe más que otros colores? Se debe a que las longitudes de onda asociadas al rojo son las de menor energía de la luz visible, por lo que al aparecer en rojo, absorbe longitudes de onda mucho más energéticas, provocando una degradación más agresiva de los enlaces moleculares del colorante.

Esto se suma a lo que hacen los rayos UV a su vez. Por eso es bastante común ver coches rojos blanqueados por el sol que han adquirido un color rosado apagado.

Otros colores también son sensibles al sol

Sin embargo, el rojo no es el único color que sufre el sol: el amarillo, el negro y el blanco también son "víctimas" de la radiación solar. Por ello, es habitual ver que los colores amarillos se vuelven beige, los blancos se vuelven amarillentos o los negros adquieren un color blanquecino que los acerca al gris.

En otros colores, los daños causados por el sol no son tan evidentes, al menos en lo que respecta a la pigmentación. Sin embargo, los rayos UV también afectan al brillo de la pintura, por lo que la exposición prolongada al sol provoca un oscurecimiento gradual de la pintura del coche.

3 sencillos consejos para evitar que la pintura del coche se decolore

1) Manten tu coche en un garaje: El sol y la lluvia, así como las altas y bajas temperaturas, afectan al aspecto de tu coche. Si puedes, mantener su vehículo en un garaje puede proteger su pintura de la furia de la naturaleza. La temperatura está mejor controlada y los rayos ultravioleta del sol no pueden dañar la pintura cuando el coche está en un garaje.

2) Encerar y pulir ayuda mucho: Si tienes tiempo, encerar y pulir el coche puede tener un gran impacto en el acabado de la pintura del coche. El encerado y el pulido hacen que tu coche tenga un aspecto estupendo, pero también pueden ayudar a disimular arañazos y rozaduras.

3) Adquirir un revestimiento adicional: Hay varias opciones, pero puedes optar por adquirir un revestimiento. Ponlo cuando tu coche no esté en uso para darle una capa extra de protección contra los rayos UV y otros tipos de daños.

 

 

https://youtu.be/PrqQV05_ZGY

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar