Se ve bien, ¿verdad? Menos mal, porque este Renault Scenic Vision Concept -un extensor de autonomía eléctrico de hidrógeno que puede reciclarse casi por completo- está aquí para dar una idea de cómo será el nuevo Scenic totalmente eléctrico cuando llegue al mercado en 2024. Sí, el Scenic ha vuelto.

Antes de que te emociones demasiado, seamos claros: este concepto anticipa el diseño exterior que veremos en el futuro Scenic eléctrico, y todos los elementos futuristas son un indicio del futuro sostenible y sin emisiones de carbono al que aspira la compañía en 2030.

"El coche de exposición es casi exactamente el coche de producción", dice el director de diseño de Renault, Gilles Vidal, a TG. "Se llamará Scenic", añade, aunque la firma aún no ha decidido si será un "Scenic E-Tech" a la manera del Megane E-Tech. Y será un cinco plazas: Renault considera que hay otros coches más adecuados para siete plazas.

Su diseño se imitará en los futuros productos eléctricos de Renault, con la excepción del Renault 5 y el previsto Renault 4 concept, que serán "entidades autónomas" que no "seguirán las reglas como las demás". Intrigante.

"Esta firma es medio logotipo de Renault", dice Vidal. "Y eso lo hace muy reconocible, pero también apropiado para la marca. Y luego puedes cambiarlo todo lo que quieras. Se va a utilizar en el coche del que estamos hablando, y se va a utilizar en toda la gama de diferentes maneras y en diferentes formas".

¿Y qué hay de la cadena cinemática? El Scenic Vision Concept utiliza el mismo motor de 160 kW del Megane y puedes apostar que la versión de producción hará lo mismo, dado que está construida sobre una versión adaptada de la misma plataforma CMF-EV.

Sin embargo, este concepto sólo utiliza la batería más pequeña de 40 kWh, lo que libera espacio para el depósito de hidrógeno y la pila de combustible de 15 kW. El resultado final es de unos 800 kilómetros de autonomía por cada carga de cinco minutos.

Pero, ¿por qué el hidrógeno? ¿Y por qué ampliar la gama en primer lugar? Básicamente, Renault quiere demostrar que está pensando en las tecnologías que podrían surgir en la próxima década y más allá, incluso si el plan de acción inmediato son los coches eléctricos de batería. Es justo.

Para ello, el 70% de los materiales utilizados en el concepto son reciclados y el 95% pueden reciclarse al final de su vida útil. Incluyendo la batería. Los asientos están fabricados íntegramente en poliéster, por lo que pueden desecharse en el mismo contenedor cuando llegue el momento. Sin la hebilla del cinturón, por supuesto.

La pila de combustible está hecha con viejos catalizadores. El pigmento de la pintura negra procede de la fibra de carbono reciclada de la industria aeronáutica. En general, Renault considera que la huella de carbono es una cuarta parte de la de un coche eléctrico convencional.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar