Montar en un patinete eléctrico no es la forma más guay de desplazarse. Ahí estás, parado y erguido, deslizándote como un pingüino sobre ruedas. Pero reducir nuestra dependencia de los coches que consumen mucha gasolina es genial e importante. Si las bicicletas o las bicicletas eléctricas no son lo tuyo, los e-scooters son otra forma ecológica de recorrer distancias relativamente cortas. Son fáciles de plegar, más ligeros que las bicicletas eléctricas (a veces) y no hay que esperar al transporte público. Sólo tienes que subirte y salir.

Cada mes salen al mercado un número ingente de empresas y modelos de patinetes eléctricos. Te ayudamos a que elijas el que más te conviene.

El mejor en general

Segway Ninebot F30

El Segway Ninebot F30 es un buen punto de partida para cualquier persona que se inicie en el mundo de los patinetes eléctricos. Destaca en lo básico, desde un faro que ilumina de forma fiable las calles oscuras hasta un sistema de frenos delantero y trasero que responde con rapidez para detenerte. El control de crucero se activa después de unos segundos, para que no tengas que mantener el acelerador presionado, con un pitido para avisarte. Incluso el timbre del manillar está diseñado de forma intuitiva para que no tengas que mirar hacia abajo para encontrarlo. Hay una pantalla digital para ver los datos del viaje, pero el F30 puede conectarse a la aplicación complementaria de Segway a través de Bluetooth para que puedas configurar los ajustes, actualizar el firmware del scooter y bloquearlo en su lugar (aunque yo no dejaría el scooter fuera durante más de unos minutos).

Todo esto es muy sencillo de plegar. Con 15 kilos, no es terriblemente pesado para subir un tramo de escaleras. Los paseos son cómodos, gracias a una cubierta espaciosa y un manillar lo suficientemente alto. Las grandes ruedas neumáticas de 10 pulgadas absorben muchos de los baches del camino, por lo que, a menos que se circule por calles empedradas, se puede esperar un deslizamiento suave. El motor de 300 vatios llega hasta los 24 km por hora en el modo Sport de la F30 (el más alto de los tres), pero tiene dificultades con las cuestas empinadas y la autonomía.

Mejor patinete económico

Gotrax Apex

Lo que obtienes por el dinero con el Gotrax Apex es, francamente, bastante sorprendente. Con 14'5 kilos, es más ligero que el Segway, y es rápido y fácil de plegar. Tiene un timbre integrado y una pantalla digital que muestra tu velocidad y la duración de la batería. Puede ir hasta 24 kilómetros por hora y no más, como el Segway, el motor de 250 vatios se ralentiza incluso en las bajadas para asegurarse de que nunca supera la velocidad máxima. Es fiable y se maneja sorprendentemente bien en carreteras en mal estado. El motor, de menor tamaño, tiene dificultades con cualquier tipo de inclinación ligera, y las pendientes agotan la batería rápidamente.

¿Sus mayores defectos? Es un scooter bastante pequeño. Si eres alto, quédate con el Segway. La luz delantera es relativamente débil y está más pensada para que los coches te vean que para que tú veas algo más. El freno de disco trasero requiere un poco de ajuste con una llave hexagonal. 

Nota: Gotrax tuvo un montón de quejas de los clientes en 2021, pero la compañía dice que tomó medidas para hacer frente a esto con componentes de mayor calidad, mejor control de calidad, y una garantía extendida de 180 días. La compañía dice que el Apex tiene uno de sus diseños más nuevos, aunque puede esperar aún más refinamientos en marzo.

Lo mejor para trayectos largos

MiniMotors USA Dualtron Victor

Vale, no hagas una mueca. El Dualtron Victor cuesta 2.699 dólares. Ouch. Pero es el único e-scooter que permite realizar viajes de 40 kilómetros con una sola carga y con un 30% en el depósito al final.

Esta cosa tiene un motor doble de 4.000 vatios, lo que significa que puede alcanzar unos aterradores 80 kilómetros por hora. Por suerte, puedes ir a la velocidad que quieras (e igualar el límite de velocidad legal), pero esta potencia puede ser muy úyil a la hora de afrontar algunas pendientes serias. Además, este es sin duda el viaje más cómodo que vas a tener en un patinete eléctrico gracias a los neumáticos gruesos y la suspensión delantera y trasera. Otras ventajas son los faros delanteros, las luces traseras y las luces de visibilidad (lamentablemente, no hay timbre), además de los eficaces frenos de disco hidráulicos delanteros y traseros. Los únicos contras son que la Victor pesa 32 kilos -es un esfuerzo sólo levantarla para subirla a la acera- y que tarda unas impresionantes 20 horas en cargarse. Puedes comprar otro cargador y utilizar sus dos puertos para cargarla en la mitad de ese tiempo, o conseguir el cargador rápido para reducirlo a cinco horas. Ojalá el cargador rápido estuviera incluido.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar