Los coches de gasolina fueron algo relegados durante el reinado del diésel. Pero ahora que se han implantado las nuevas restricciones medioambientales, los coches gasolina vuelven a ser mayoría en nuestras carreteras. Algo normal, teniendo en cuenta que el diésel conviene en determinados escenarios. Sea cual sea el tipo de motor que se conduzca, llevar un buen mantenimiento es vital para lograr alargar su vida útil, por eso hoy traemos varios consejos para alargar la vida de un coche gasolina.

Repostar gasolina no es tan sencillo

Aunque parezca una tontería, son muchos los conductores que se equivocan de surtidor al día. Para que esto no ocurra, hay que estar atentos a un posible error de combustible. Pero no solo nos referimos a confundir la gasolina con el diésel, también es vital no acostumbrarse a apurar la reserva continuamente.

Ir en reserva significa que el auto está consumiendo la gasolina del fondo del deposito. Un combustible en el que se depositan las impurezas, polvo, restos de agua y demás suciedad que hacen que la bomba del depósito y los filtros se resientan.

Cuidado de las bujías

Los motores de gasolina funcionan gracias a las bujías, las cuales provocan el encendido del combustible y el oxígeno en el interior de cada cilindro. Estar al tanto de su estado, más allá de los fallos que puedan dar al arrancar, siempre repercutirá para bien en el motor. Por eso, lo mejor es incluirlas en las revisiones y mantenimiento del vehículo.

Dependiendo del fabricante, el periodo de tiempo puede variar, pero lo más conveniente es hacerles un control cada 30.000 kilómetros y cambiarlas cada 60.000 km.

Control de válvulas de admisión y de válvulas de escape

Este consejo no solo ayuda a mejorar la vida del motor, sino que también sirve para disminuir las emisiones del auto.

Estas dos piezas se encargan de la admisión de aire y gasolina al motor y de expulsar los gases generados por la combustión. De este modo, cuando se ensucian o deterioran, las emisiones aumentan y el funcionamiento del motor se resiente.

La descarbonización no solo es cosa del diésel

Esta es una práctica más habitual en los diésel debido a la cantidad de carbonilla que generan, pero también hay que estar atentos a los residuos que se acumulan durante la combustión de un gasolina.  Estos residuos pueden generar la obstrucción de diferentes componentes del motor, por lo que hay que tener en cuenta la descarbonización habitual.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar