Los coches eléctricos prescinden, como ya sabemos, de un motor de explosión (como los autos tradicionales o incluso los híbridos). Por este motivo, el mantenimiento y las reparaciones en un taller serán muy distintas para un tipo de vehículo y para otro, pero eso no significa que los eléctricos no deban pasar por el taller. De hecho, las marcas que comercializan vehículos eléctricos ya han redactado un programa de reparaciones e intervenciones para garantizar su correcto funcionamiento con el uso y el tiempo.

Un ejemplo de ello es Tesla, una de las marcas de referencia en el sector de los eléctricos. Aunque aseguran que gracias a las actualizaciones automáticas remotas se reduce la necesidad de visitar uno de los talleres de la firma (sólo hay dos en España: uno en Barcelona y otro en Madrid) y que el propio coche es capaz de avisar al conductor sobre sus necesidades y cómo resolverlas. También afirman que el 80% de las reparaciones pueden realizarse sin acudir a su servicio técnico y que el diagnóstico remoto permite que el auto entre al taller en menos de un minuto.

 

También precisan revisiones, en especial del software

Pero ello no significa que los vehículos de Tesla no hayan de pasar revisiones periódicas igual que cualquier otro auto. Si bien no precisan de cambios de aceite o sustitución de filtros y otros componentes que presenten desgastes mecánicos, hay que comprobar otras cosas como el estado de los neumáticos, las escobillas de los limpiaparabrisas o, mucho más importante: la instalación de la última versión del software.

 

El precio mínimo de una revisión es de 500 euros

Tesla recomienda revisar el Model S y el Model X cuando cumpla un año o a los 20.000 kilómetros recorridos (lo que suceda antes). El coste de las mismas (que se puede consultar en la tabla de abajo) oscila entre 500 euros para la primera revisión de un Model S y los 1.050 de la del cuarto año (o de los 80.000 km) de un Model X.

No obstante, la firma prevé agrupar en España planes de mantenimiento para tres o cuatro años que suponen un ligero ahorro para sus clientes. En el caso de un Model S, pueden contratarse cuatro años de servicio por 2.600 euros mientras que si cada una de las revisiones se realizan de manera individual habrían de pagar 2.800 euros.

 

¿Pérdida de la garantía?

Estas revisiones no son obligatorias pero la marca sí las recomienda para mantener el vehículo en perfectas condiciones de seguridad. La garantía no se verá afectada si no se siguen las revisiones que marca Tesla (ocho años con kilometraje ilimitado para la batería y cuatro años u 80.000 kilómetros para el resto del coche). Pero, si el cliente decidiera realizar cualquiera de ellas fuera de un taller oficial de Tesla, la cobertura de la garantía podría verse suspendida. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...